Escribe para buscar

El micro-injerto de tomate marca la diferenciación

Tras varios años de investigaciones por parte del gran equipo técnico de El plantel Semilleros, y realizadas las pruebas oportunas durante varias campañas con la mejor tecnología del mercado, la entidad ha conseguido su objetivo: obtener un producto verdaderamente DIFERENCIADOR que aporte al agricultor un valor añadido en su cosecha.

Comparte

Esta innovación ha marcado la diferenciación en el mercado de la firma El Plantel Semilleros, al permitirle ofrecer al agricultor plántulas de gran calidad, resistentes, vigorosas y completamente sanas, disparando su volumen de ventas, como nos explica su responsable técnico en la Delegación de San Isidro, David Sánchez.

El Plantel Semilleros es especialista en injertos de plantas hortícolas y desarrolla su actividad en cinco centros de producción en las diferentes zonas de la provincia de Almería, situados en los municipios de La Mojonera, San Agustín, Dalías, Níjar y Vícar. En total representan unas 15 hectáreas que se destinan al cultivo de tomate, calabacín, pimiento, pepino, sandía, melón
dirigidos al mercado nacional, e incluso internacional, especialmente a Portugal.

Su elevado volumen de producción, de 11.000.000 de plántulas en 2013, les sitúa entre las primeras empresas nacionales de planta injertada, un posicionamiento que han alcanzado gracias a su crecimiento en tomate, donde cada año aumentan entre un 20 y un 25%. “Este éxito se debe a que hacemos un tipo de injerto único, el micro-injerto de tomate, que como su nombre indica, se realiza con una plántula muy pequeña frente a la forma tradicional, obteniendo numerosas ventajas que benefician a nuestros agricultores”, explica David Sánchez.

El sistema que llevan a cabo consigue que la unión entre el patrón (la parte radicular) y la variedad tenga una herida mínima que logra una cicatrización total, eliminando los focos de entrada a patógenos, evitando el desarrollo de enfermedades que suelen aparecer durante el cultivo, obteniendo una planta sana, fuerte y sin problemas de rotura en el manipulado. Al hacer el injerto tan pequeño, su raíz es joven y nueva, lo que le otorga una mayor masa radicular que soporta bien el estrés climático y tiene un enraizamiento y crecimiento rápido, adaptándose mejor al suelo. Además, presenta un aumento del flujo de nutrientes que da lugar a un incremento en la vigorosidad de la planta.

“Es el tercer año que trabajamos con este tipo de injerto y cada año tenemos más adeptos, porque los agricultores afirman que los problemas habituales que suelen sufrir con el injerto no los padecen con el nuestro, lo que marca nuestra diferenciación frente a la competencia”, señala Sánchez.

Así, tienen previsto, sólo para los meses de julio y agosto, distribuir unos 9.000.000 de injertos de tomate, y se preparan para poder dar respuesta en un futuro próximo a la creciente demanda con programas de ampliación y de mejora de sus instalaciones y servicios.

En este sentido, en sus centros de Níjar y La Mojonera se ha llevado a cabo la ampliación en una y dos hectáreas respectivamente de su zona de producción de plántula, y pronto esperan iniciar las obras para la construcción de un nuevo centro en El Ejido que dispondrá de 2.5 has más de cultivo, siempre contando con la tecnología más puntera en sus invernaderos, en la búsqueda de la máxima calidad.

Además y como garantía de servicio y calidad, desde El Plantel Semilleros también cuentan con una organización comercial que permite al agricultor disponer de un agente que le atenderá en las oficinas y de un delegado en su finca cada vez que lo solicite el cliente.

Por último, destacar que cuentan con una amplia flota de vehículos que les permite transportar la planta directamente a la finca lo que facilita a sus agricultores los días de trasplante.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *