Escribe para buscar

BEJO: Nuevas variedades y formatos de zanahoria

Rafael de Vicente, Responsable de Comunicación de BEJO Ibérica S.L.U.

Comparte

Si echamos un vistazo a la sección de verduras de cualquier supermercado o tienda especializada, es muy sencillo distinguir que una de nuestras principales hortalizas es la zanahoria, producto claramente arraigado en nuestra cocina y fácilmente identificable por su atractivo aspecto, espectacular color y que ha formado parte de nuestras vidas desde la más tierna infancia. Hoy por hoy, la identificamos por su característico color naranja, pero esta hortaliza no ha tenido siempre ese aspecto.

La zanahoria silvestre tiene dos centros de origen: Europa y Asia sudoccidental, existiendo evidencias arqueológicas de semillas que la sitúan en el Mesolítico, es decir, hace 10.000 años. Fenotípicamente, la silvestre tiene una raíz blanquecina, pequeña y de sabor amargo, lo cual dista mucho de la actual. El origen de las zanahorias cultivadas se localiza en Afganistán hace aproximadamente 5.000 años, siendo éstas de color morado, proporcionado por una alta concentración de antocianina.

Otro grupo de zanahorias cultivadas, de color amarillo, se localiza en Asia Menor, cerca de Turquía, y son el resultado de una mutación que eliminó la antocianina (color morado), prevaleciendo así un mayor contenido de caroteno que otorga el característico color amarillo. En un mercado donde cada vez se diversifica más la oferta para acceder a más consumidores potenciales y crear nuevos hábitos de consumo, la zanahoria tiene también cabida. Por ejemplo las zanahorias BEJO multicolor (asociadas a salud) o los nuevos formatos inspirados en el concepto “Conveniencia” recientemente presentados en Fruit Attraction: “Carrot snacks”, dirigido a todos los públicos, y muy en particular al infantil.

BEJO trabaja en la obtención, mediante métodos de mejora vegetal tradicional, de todas sus variedades de zanahoria con SABOR dulce y punto de textura óptimo al paladar, es decir, que tenga ese punto crujiente tan agradable, lo que las convierte en idóneas para el formato snack. También nuestro punto de mira está orientado a variedades de distintos colores, una vuelta a lo original buscando aportar variedad de elección al consumidor. Hoy en día, existe mucha información sobre los beneficios nutricionales de la zanahoria.

No obstante, no está de más recordar que estudios recientes asignan una importante correlación entre el color (pigmento) y funcionalidad en el organismo humano. He aquí algunos ejemplos de nuestros colores:

Color Naranja: Predominan los alfa y beta carotenos. Alto contenido en vitamina A, con la consiguiente mejora en la visión y en el sistema inmunológico.

Color Morado: Predomina la antocianina, además de los alfa y beta carotenos. Gran actividad de la vitamina A así como antioxidantes que bloquean a los nocivos radicales libres y ayuda a prevenir colapsos cardíacos.

Color Rojo: Predomina el licopeno y el beta caroteno. Su acción ayuda a prevenir el cáncer de próstata y promueve la actividad de la vitamina A.

Color Amarillo: Predominan las xantofilas (carotenoides que contienen átomos de oxígeno) y la luteína. Intervienen en la prevención de la degeneración macular del ojo así como en la prevención de cáncer.

Es evidente que otras posibilidades de consumo se abren para este cultivo, y BEJO está en primera línea de investigación, atenta a los mercados y de la mano de los consumidores, para ofrecer nuevas variedades que atiendan a los nuevos formatos y hábitos.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *