Escribe para buscar

Algo está cambiando. MEIJER IBERICA

Por Javier Boceta, gerente de Meijer Ibérica.

Comparte

En un mercado tan globalizado como el actual, nuestro producto, la patata, tiene que competir con otros también ricos en hidratos de carbono como el arroz, la pasta, la pizza y patata prefrita congelada. Lo que nos diferencia de estos es que todos ellos están gestionados por importantes multinacionales con capacidad para desarrollar grandes campañas publicitarias.

En el caso del sector hortofrutícola, en concreto en el de la patata, las inversiones en esta partida son muy reducidas o nulas, incluso si las comparamos con las de nuestros vecinos de Francia, que a través de su interprofesional cuentan con un presupuesto que ronda los 5 millones de €.

Sin embargo, los integrantes de este sector tenemos claro que es necesario crear estructuras que nos permitan acometer inversiones importantes en publicidad, sobre todo si queremos mantener nuestra cuota de mercado en un entorno tan competitivo como el actual.

Bajo este convencimiento, y después de campañas tan malas como la pasada, la cohesión del sector para realizar acciones de este tipo, de forma conjunta, era algo más que una necesidad.

Y ese momento ha llegado. En un sector tan atomizado como este ha surgido por parte de las asociaciones englobadas en Fepex, Club Ibérico de la Patata, Asopocyl, Asonal, Asociafruit y Appse el proyecto de realizar una campaña de publicidad que ponga en valor nuestro producto, y donde están invitados a participar no sólo las empresas agrupadas en las citadas asociaciones, sino también las cadenas de distribución y todos los representantes del Foro Español de la Patata. Y la propuesta no puede estar siendo mejor acogida.

La campaña principalmente se centrará en radio y medios digitales (Facebook, Twitter y vídeo bloggers especializados en restauración), un gran reto para nuestro sector que año tras año ve cómo sus ventas se van reduciendo, mientras que aumenta el consumo de otros productos alternativos.

En línea con esta corriente, la Junta de Castilla y León está liderando la creación de la primera Interprofesional Española de la Patata, contando con el apoyo de todos los eslabones de la cadena. Aunque en principio será de ámbito regional, debe ser el germen de una entidad a nivel nacional. Y mientras llega, distintas empresas, cooperativas y asociaciones andaluzas están en conversaciones con su Consejería de Agricultura con el fin de lograr constituir otra similar en esta región.

De esta forma, el año próximo tendremos estructuras para canalizar la inversión en publicidad contando con fondos de Bruselas, a los que hoy no tenemos acceso.

Pero el que piense que la interprofesional va a resolver los problemas que hemos tenido en las últimas campañas, está equivocado. Prueba de ello es que en Francia existe y gran parte de las patatas se han liquidado al agricultor a precios que rondan los 5 céntimos. Sin embargo, sí es un instrumento de cohesión que puede permitir aunar esfuerzos para reducir esa atomización y sobre todo, captar fondos para promocionar nuestro producto.

La Administración tiene que ser consciente de que los agricultores españoles necesitan los mismos instrumentos que tienen los del resto de la UE. Tanto a nivel de promoción como en ayudas y legislación en materia de productos fitosanitarios. Máxime cuando las elevadas temperaturas de la zona Sur de Europa hacen que las tasas de reproducción de las plagas sean más elevadas que en el Norte.

Para concluir me gustaría lanzar una palabras de optimismo, pues confiamos en que los niveles de precios sean mejores que los anteriores. La reducción de superficie unida a la demanda de terceros países y el compromiso de varias cadenas de distribución a realizar el cambio a patata nueva en el momento en que esté disponible, nos hace prever un punto de inflexión en esta situación de precios bajos.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *