Escribe para buscar

Nuevos aires en la Cooperativa Santiago Apóstol

Recuperar la confianza del socio cuando en los momentos más difíciles apenas se le han ofrecido alternativas es complicado. Ese es el reto que se marca José Ángel Serrano, nuevo presidente de la Cooperativa Santiago Apóstol de Tomelloso, volver a posicionar a esta entidad en el lugar que se merece.

Comparte

¿Q

ué ha ocurrido para que una cooperativa pase de comercializar hace 10 años más de 25 millones de kilos de melón, ahora no supere los 7 millones? Sin duda, la crisis económica y de consumo no es la única culpable. También la falta de una gestión adecuada y acorde a los nuevos ritmos del mercado están detrás del desinterés que los socios de la Cooperativa Santiago Apóstol de Tomelloso han mostrado por comercializar a través de la entidad. El número de socios se ha mantenido, la producción también, pero han buscado fuera alternativas comerciales que no se les ha dado dentro. Y ahora costará recuperar la situación de la que gozaban antaño.

Desde el pasado octubre, José Ángel Serrano está al frente de esta entidad, ocupando el cargo de Presidente, aunque vinculado a ella como socio y trabajador desde hace 22 años. Conoce lo que fue y lo que puede llegar a ser esta cooperativa y no ha dudado en ponerse manos a la obra asumiendo retos imprescindibles. “Hemos tenido campañas muy negativas, con precios realmente bajos para los agricultores y no hemos sabido darle alternativas al agricultor. Nuestra labor ahora es recuperar esa confianza ofreciendo vías comerciales que nos permitan defender bien su producto”, detalla Serrano.

Pero no será fácil. Durante estos años de inactividad emprendedora de la Cooperativa, el mercado ha cambiado, y la competencia ha sabido adaptarse a las nuevas demandas, con líneas de negocio quizás más interesantes. “Ante la saturación del mercado interno, el sector ha sabido mirar al exterior haciéndose un hueco en los principales destinos europeos. Nos costará ahora subirnos a ese carro, pero no nos queda otra elección, tenemos que mirar más allá de nuestras fronteras y trabajar duro para que en Europa vuelvan a considerarnos un buen proveedor, con calidad y volumen”, explica José Ángel.

 

 Otra alternativa: la diferenciación

La exportación es uno de los caminos que la Cooperativa quiere potenciar. Pero también lo es la diferenciación. Si hace unos años la lograban ofreciendo volumen, hoy no dudan en apostar por el sello de la IGP Melón de La Mancha como seña de identidad propia, siendo actualmente los únicos en comercializar con este marchamo. “Implica un sobrecoste para los agricultores, pero estamos convencidos de que a la larga el mercado lo sabrá premiar. Son proyectos ilusionantes, que no solo les motivarán, sino que atraerán también a nuevos socios”, añade el presidente.

Dentro de esta misma línea de diferenciación, la Cooperativa inicia este año la producción y comercialización de cebolla, y no descartan de cara a próximas campañas realizar algunas pruebas con brócoli.w

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *