Escribe para buscar

“Los cítricos deben abandonar la categoría de commodity”. PRIMOR

A lo largo de una campaña tan larga como la citrícola, se producen muchos desequilibrios entre la oferta y la demanda, con graves consecuencias para el sector productor. Conscientes de que es difícil anticiparse a ellos, en Primor apuestan por nuevas variedades que permitan a los cítricos salir de la categoría de commodity en la que parecen haberse instalado.

Comparte

Son muchos los responsables de entidades citrícolas de España los que nos han confirmado que la campaña 2013/2014 fue la peor de la historia, pero ¿qué ocurrirá este ejercicio? El responsable comercial de Primor, José Rodríguez, no se muestra demasiado optimista al respecto, al menos en lo que a naranjas se refiere: “Existe demasiada oferta, zonas de producción que no son las adecuadas con las consecuencias que eso tiene para la calidad del fruto, y sobre todo, hay un descenso del consumo generalizado y constante. Ç

Es decir, tenemos el mejor caldo de cultivo para que se repitan una vez más los resultados del año pasado”, nos relata Rodríguez, que sin embargo, sí se muestra algo más esperanzados cuando hablamos de la campaña de clementinas. “El exceso de calor en el Levante ha provocado algunos problemas de coloración en las mandarinas, situación que no se ha registrado en Andalucía, por lo que los operadores de aquella zona han recurrido a las producciones de Huelva y Sevilla para atender a sus clientes”, detalla Rodríguez, remarcando el hecho de que “desgraciadamente se debe dar una incidencia climatológica para la regulación de la producción que el sector no es capaz de llevar a cabo”.

Oportunidades

Pero este contexto complicado sirve para los responsables de Primor como acicate para seguir luchando por un cultivo que consideran básico en nuestra agricultura, siempre y cuando el sector trabaje para que los cítricos abandonen la categoría de commodity en la que parece que se han situado. “En nuestro caso, estamos buscando ya sea por fecha de producción o por calidad, variedades que nos aporten diferenciación, y poder así mantener esos nichos de mercados que premien el producto, que aunque es cierto que son cada vez más reducidos, siguen existiendo”, comenta Rodríguez.

Por ello, pertenecen al Club de Variedades Protegidas, lo que les permite cultivar variedades como la clementina Nadarcort o la naranja M7. “Además seguimos muy de cerca los distintos procesos legales en los que están inmersos otros materiales, para que una vez resueltos, estudiar su idoneidad productiva y sobre todo, comercial”, añade el responsable de la entidad.

Igualmente, desde Primor consideran indispensable llegar a nuevos mercados, una necesidad más palpable hoy tras el veto ruso. A este respecto, reclaman a las autoridades competentes, no sólo reciprocidad en las relaciones comerciales entre la UE y terceros países, sino también ayudas al transporte marítimo, imprescindible para llegar a esos nuevos mercados.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *