Escribe para buscar

La concentración, el único camino

José María Andújar. Presidente de CASI.

Comparte

En la agricultura española, y por supuesto también en la almeriense, tenemos un problema de tamaño. Somos muchos, con estructuras pequeñas, e intentamos competir contra las gigantes multinacionales de la distribución. Una situación de clara desigualdad. CASI lo ha entendido y, por eso, desde que presido la cooperativa, estamos trabajando para crecer. A la vez, nos hemos especializado en un producto, sólo en uno, para poder cultivarlo mejor, el tomate. Apostar por la concentración y la especialización, unido a la valentía a la hora de tomar ciertas decisiones, pienso que es el camino a seguir, siendo el referente agroalimentario de Europa.

Sé que son difíciles los cambios, es complicado convencer a los socios. En CASI, conviven más de 2.000 cooperativistas, cada uno con su opinión y visión. Pero es el único camino. Ese es el trabajo del máximo responsable de una compañía, en este caso de una cooperativa: saber tomar la mejor decisión para el colectivo. Es una labor que exige muchos sacrificios, muchas horas en aeropuertos o coche, poco tiempo para la familia, una fuerte presión. Para mí, CASI es mi pasión y por eso no he dudado en implantar las medidas necesarias para avanzar, y entre ellas se encuentra la concentración.

“La pasada campaña la terminamos con una facturación de 200 millones de euros y la venta de 225 millones de kilos de tomate”

Pero no es la única. Desde mi experiencia, el camino para que las empresas agrícolas sigan creciendo, además de la concentración, pasa por la exportación a nuevos mercados, la innovación, una gestión eficiente y flexibilidad para adaptarse siempre a las necesidades del consumidor.

Es lo que hemos hecho en CASI. Hace tres años pusimos en marcha un Plan de Gestión Integral para mejorar en la producción, gestión y comercialización, y el resultado más claro se encuentra en las cifras: la pasada campaña la terminamos con una facturación de 200 millones de euros y la venta de 225 millones de kilos de tomate; y hemos comprado esta campaña las instalaciones a nuestro competidor de toda la vida, lo que nos permitirá mirar a otros mercados como Brasil y Asia, que se sumarán a los más de 20 países a los que exportamos.

El panorama actual exige que los responsables agrícolas demos un paso al frente y, con la ayuda, siempre importante, de las administraciones, y el compromiso de los trabajadores, apostemos por la innovación, la calidad, la concentración y la exportación, para contribuir a un desarrollo sostenible del sector, generar beneficios para nuestros agricultores y que la sociedad vuelva a recuperar la ilusión.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *