Escribe para buscar

El poder del melón tradicional de La Mancha

Muy consciente de las necesidades de los mercados, pero sin dejarse llevar por modas que conducen quizás a estrategias inviables económicamente, Agromancha confía en el poder del melón tradicional de La Mancha. Han demostrado que su calibre grande no tiene por qué ser un hándicap para la exportación.

Comparte

Siempre que se cierra una campaña con resultados negativos para un sector, nos hacemos la misma pregunta, ¿por qué, qué circunstancias se dieron, en este caso en La Mancha, para que sus melones y sandías a duras penas se pudieran defender en los mercados? No siempre la respuesta está clara, aunque parece que la concentración de la producción y el estancamiento del consumo podrían ser los responsables de que mientras en Murcia cerraban la campaña con precios medios en torno a los 0,80 €/kg, en la región castellano -manchega,  en las mejores semanas tan sólo rozaran los 0,50 €/kg, y de ahí, en descenso hasta situarse durante muchos días, por debajo de los costes de producción.

Juan Ángel Gutiérrez, gerente de Agromancha, desmonta la idea que muchos tenemos sobre las repercusiones que un ejercicio así deja en el campo: pensamos que la superficie descenderá, que se retirarán agricultores, pero la bajada de la superficie en La Mancha será mínima, y sus agricultores trabajarán con más ahínco si cabe en ofrecer la mejor calidad posible. “En momentos complicados, si alguna fruta se puede defender en los mercados es la de mejor calidad”, nos detalla Gutiérrez.

Pero no nos engañemos, para que todo este esfuerzo merezca la pena, debe obtenerse una mínima rentabilidad. De cada empresa depende ya la línea estratégica a seguir para lograrla. En Agromancha tratan de buscarla confiando en el producto tradicional de esta región. Sin desmerecer los nuevos materiales vegetales que están llegando, que destacan por ofrecer fruta de calibre pequeño con buena calidad, en esta entidad entienden que la reducción en la producción por hectárea de esas variedades no compensa con los precios medios que se obtienen en los mercados precisamente a los que van destinados, los internacionales. “Nuestra apuesta es buscar aquellos destinos para los que el calibre no es un hándicap, y están dispuestos a probar nuestro melón tradicional. Porque al fin y al cabo se trata de una cuestión cultural”, apunta el gerente de Agromancha, mostrándose satisfecho con el crecimiento que está teniendo la exportación en su empresa, especialmente en Holanda.

 

 Lonja del Melón

Es precisamente en años como el pasado, cuando la información se vuelve más valiosa. La campaña anterior se puso en marcha la Lonja del Melón, auspiciada por el propio sector. Su intención no fue otra que la de ofrecer, no rentabilidad pues no es ese su objetivo, pero sí tranquilidad a productores y comercializadores sobre los niveles de precios sobre los que estaba vendiendo el vecino. Quién sabe si este será el primer paso para una futura Interprofesional, aunque eso, como nos apuntó Juan Angel Gutiérrez, son palabras mayores para un sector que está tremendamente atomizado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *