Escribe para buscar

Bajos precios en sandía y el fantasma del Nueva Delhi en melón

La campaña de melón y sandía en España este año viene marcada por un inicio con bajos precios en sandía y con la sombra del virus ToLCNDV, conocido popularmente como Nueva Delhi, planeando sobre todo en melón. Este virus ha alterado la planificación de la zona más temprana del país, Almería, donde la superficie de melón ha disminuido en más de mil hectáreas, en torno al 40%.

Comparte

En esta provincia andaluza se ha reducido sobre todo en Galia, y en menor medida en el resto de tipologías. “Se ha notado muchísimo, en nuestro almacén tenemos la mitad de melón de hace un año”, explica Juan Fernández, productor de El Ejido y rector de la SAT Mabe.

Sin embargo, los temores han sido infundados y el virus no ha hecho el daño previsto, ya que en primavera ha sido mucho menos virulento de lo que fue en otoño en el cultivo de calabacín. El paso del Nueva Delhi por los invernaderos almerienses de melón ha sido casi testimonial, afectando a pocas fincas y a un porcentaje de plantación mínimo. Los síntomas del ToLCNDV en melón se han traducido en rajado de frutos, según han comprobado los técnicos de campo de la Junta de Andalucía. “Pero gracias a que los agricultores han hecho los deberes (invernaderos más herméticos, uso de placas y manta térmica) la incidencia en melón ha sido mínima y sin daños económicos para el productor”, describe Juan Mateo, del departamento de Sanidad Vegetal de la Junta en Almería.

En cuanto a sandía, otro cultivo susceptible al Nueva Delhi, su presencia en el campo almeriense ha sido aún menor que en melón, aunque sí se han documentado de modo muy esporádico algunas plantas afectadas por el virus.

A la campaña almeriense le sigue la murciana. “Aquí los agricultores en lugar de bajar en superficie, hemos aumentado viendo que en Almería iban a poner poco melón”, afirma Vicente Martínez, productor de melón y sandía en Águilas.

Según datos de la Consejería de Agricultura de Murcia, solo en melón Piel de Sapo el incremento de superficie ha sido en torno al 10%. Los empresarios agrícolas murcianos han visto este virus como una oportunidad para copar el hueco que ha dejado Almería. También los productores de esta región, al igual que los almerienses, han llevado a la práctica medidas preventivas frente al virus. “Se han usado mantas térmicas y tunelillos de plástico y tela”, señala José Jiménez, gerente de Meridiem Seeds en Torre Pacheco, “en el campo de Cartagena, por ejemplo, se han trasladado algunos cultivos a zonas más altas para así contrarrestar la posible incidencia de la mosca blanca, transmisora del Nueva Delhi”. Además, en Murcia este año se ha pasado una parte del melón Piel de Sapo al aire libre a cultivo protegido.

Donde sí que este virus no ha modificado la planificación de campaña ha sido en La Mancha. Antonio Morales, ingeniero agrónomo que lleva más de mil hectáreas de melón y sandía en Ciudad Real, lo explica de modo gráfico: “Aquí no saben ni lo que es el Nueva Delhi, y los que lo saben creen que es un virus que está en Almería y que no tiene nada que ver con ellos”.

Así que en La Mancha la campaña marcha sin novedades en relación a otros años. No se han implementado medidas preventivas ni de control. “El cultivo está al aire libre sin mantas térmicas ni nada”, añade Morales.

 

 La comercialización, en ‘low cost’

El segundo gran capítulo, tras el virus, ha sido el bajo precio al que han cotizado hasta el momento los melones y sandías en las zonas de producción españolas. La que peor parte se ha llevado ha sido la sandía. El principal argumento esgrimido para vender la sandía como ‘low cost’ ha sido la entrada masiva de producciones extracomunitarias, del otro lado del Atlántico y Senegal, más la caída de la demanda debido al mal tiempo reinante en Europa, destino de las exportaciones. “Hay una relación directa entre las temperaturas y el consumo de frutas, así que se prevé que con la llegada del buen tiempo se recuperen los precios, lo que favorecerá a los productores de la estación media y tardía”, comenta Jesús Hernández, experto en comercialización y residente en Bruselas, “y es curioso porque en Centroeuropa cada vez es más frecuente ver cómo el consumidor compra calibres más grandes, como sucede en España”.

Tanto en Almería como en Murcia la sandía temprana, a excepción de Fashion, se ha vendido a menos de 30 céntimos / Kg.

El melón ha tenido mejor comportamiento. Empezó bien a finales de abril, pero ha ido cayendo su cotización durante el mes de mayo. Los mejores precios los ha obtenido el melón Piel de Sapo (a finales de abril superó el euro) y los más bajos el Cantaloup. “Marruecos está mandando a Europa este año mucho melón Cantaloup y ha hecho que en España el precio de salida sea muy bajo”, corrobora un empresario francés con producciones al aire libre en la costa murciana.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *