Escribe para buscar

Health

Salud y seguridad, las preferencias del consumidor alemán durante el COVID-19

Alemania importa el 70% de las frutas y hortalizas que consume y España es uno de sus principales países proveedores. Martin Baumert, Director general de la empresa importadora y comercializadora Landgard Obst & Gemüse GmbH detalla cómo ha evolucionado la demanda del consumidor alemán durante esta crisis sanitaria.

Comparte

En el I Encuentro Digital de Frutos Rojos, organizado por la revista Mercados, se contó con la intervención del representante de uno de los principales importadores alemanes para conocer cuál es el concepto de Soberanía Alimentaria en el mercado alemán. “No es tanto apostar por lo local, pero sí conocer de dónde viene y quién lo ha producido, una tendencia que se ha acentuado con la crisis sanitaria”, explica Martin Baumert, Director general de la empresa importadora y comercializadora Landgard Obst & Gemüse GmbH.

Si el consumidor alemán, especialmente aquel de entre 25 y 40 años, antes del COVID-19 ya era sensible a la información de la etiqueta, para valorar el origen y el carácter saludable del producto, ahora lo es aún más. “El cliente ha buscado en primer lugar la seguridad y el carácter saludable y posteriormente de dónde procede”, comenta Baumert.

En esta línea de poder garantizar la seguridad del producto, las normativas alemanas ya son muy exigentes, “pero lo serán aún más”.

Debido a esta situación, el principal miedo era el desabastecimiento, y desde Landgard han tenido que responder al crecimiento de la demanda, con producción de Alemania, Europa y de ultramar: “En los últimos tres meses se ha registrado una dinámica muy fuerte en todos los productos y los supermercados demandaron todo lo que había”, explica Baumert.

Otra de las tendencias que han quedado claras durante esta crisis en Alemania es que el cliente (los supermercados) continúan buscando establecer cada vez una relación más directa con el productor. De hecho, incluso los propios agricultores han ido directamente al consumidor como forma de venta excepcional. Ejemplo de ello ha sucedido en la campaña alemana de espárrago y de fresa, cuyos productores han tenido falta de mano de obra extranjera (30%) y el agricultor ha decidido vender directamente al consumidor para obtener mayor margen.

En definitiva, el futuro apunta a que los supermercados deberán responder a una demanda muy diversa (de 80 millones de habitantes), desde producto barato como tendencia fruto de la crisis económica que viene, hasta producto local y de mayor calidad para aquellos consumidores con ciertos principios medioambientales y que mantienen su nivel adquisitivo.

Sobre Landgard

Landgard es una cooperativa que importa y comercializa los productos de más de 3.300 productores repartidos por todo el mundo y que en esta crisis sanitaria ha realizado un sobreesfuerzo para responder a la ingente demanda que se ha registrado.

 

 

Share and Enjoy !

0Shares
Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *