Escribe para buscar

Empresa

Regantes de Aragón y Cataluña cifran en 120 millones € los daños por el veto ruso

El presidente de la Comunidad General de Regantes del Canal de Aragón y Cataluña, José Luis Pérez, ha estimado que las pérdidas que sufrirá la producción de melocotón, nectarina y paraguayo en esta zona debido al veto ruso a las importaciones europeas superarán los 120 millones de euros.

Comparte

En este sentido, Pérez ha transmitido que estas dos comunidades autónomas conforman la zona de mayor producción de este tipo de fruta de hueso en todo el país y que entre un 25 y un 30 por ciento de la misma tenía como destino Rusia, por lo que se consideran como «los más afectados» por este veto.

Por ello, ha pedido al consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente aragonés, Modesto Lobón, que exija a la Unión Europea (UE) que asuma las consecuencias derivadas de un acto político que nada tiene que ver con problemas de producción o climatológicos en el sector.

El representante de los regantes ha reiterado que «Bruselas tiene que ser consciente de sus actos» y que, a pesar de que ha afirmado que asumen «éticamente» las decisiones de la UE con respecto al conflicto entre Rusia y Ucrania, «de ninguna manera» las deben sufrir los agricultores españoles, franceses o italianos.

«Creemos en la UE, creemos en su sentido de la Justicia y creemos que serán capaces de asumir las consecuencias económicas de una decisión que ellos han tomado», ha manifestado, y ha añadido que de no producirse así provocarían una «gran decepción» y «bajarían en credibilidad» en el colectivo de regantes de esta zona.

Así, Pérez ha demandado a la UE que autoricen la retirada de producto y que se indemnice a los agricultores con el precio de coste -que oscilaría entre los 27 y 30 céntimos el kilo- más un «modesto» 6 por ciento de beneficio.

Además, ha alertado de que con la llegada del invierno aparecerán nuevos problemas al comenzar la campaña de la manzana y la pera, productos presentes «en menor medida» en estas tierras y con una exportación «minoritaria» a Rusia, pero que se verán probablemente obligados a competir con otras frutas europeas que también tienen vetado su acceso a este país, como por ejemplo las manzanas polacas.

En total, ha cifrado en 30.000 la cantidad de hectáreas regables dedicadas a frutales de las 105.000 a las que da servicio el Canal de Aragón y Cataluña, la mayor parte de las cuales -12.000 explotaciones- cultivan melocotones, nectarinas y paraguayos, de los que queda en torno al 20-25 por ciento por recoger y de los que 200.000 toneladas tenían como destino el mercado ruso.

A todos ellos Pérez ha querido sumar las «miles y miles» de instalaciones donde se manipula y comercializa esta fruta.

De no llegarse a una solución satisfactoria, ha afirmado el representante de los regantes aragoneses y catalanes, está «seguro» de que estarían dispuestos a tomar las medidas de protesta que fueran necesarias.

Por su parte, el consejero de Agricultura, Modesto Lobón, ha añadido que le parece «insuficiente» la retirada que se propone del 10 por ciento de la producción y propone que se aumente hasta el 30 por ciento y ha señalado que está en contacto con su homólogo catalán, Josep María Pelegrí, para crear un frente común y tener más fuerza frente al gobierno español y las instituciones europeas.

No obstante, Lobón ha reincidido en que al margen de la cantidad que se acuerde es necesario que se comience a retirar la fruta «cuanto antes».

En este sentido, ha anunciado que su departamento publicará a lo largo del día de hoy la circular en virtud de la cual se puede empezar a retirar la fruta.

Según esta circular, el productor tendrá que declarar cuánta cantidad va a retirar y se deberá producir una inspección por parte del departamento y una verificación para comprobar que el producto retirado es apto para cualquier mercado.

Por el momento, la circular no contempla la destrucción de producto en campo porque el borrador del reglamento europeo solo permite la retirada para la distribución alimentaria gratuita.

Sin embargo, el consejero ha vuelto a pedir que, además de que se destine la mayor parte posible a la beneficencia o a bancos de alimentos, se permita también la destrucción en campo porque «no es factible técnicamente» el uso solidario de toda la producción sobrante, aunque ha reconocido que sería «lo deseable».

Ha manifestado también que Aragón no está de acuerdo con el borrador presentado ayer por la UE porque considera que discrimina a la fruta de hueso y que así se lo manifestó a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, quien le aseguró que iban a intentar modificarlo.

Y ha reiterado: «es un test para las instituciones europeas de que están a la altura de las circunstancias. Circunstancias que ellos mismos han creado».

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *