Escribe para buscar

Distribution

¿Por qué protesta hoy Murcia?

Los agricultores y ganaderos no pueden más, Los bajos precios en origen afectan cada vez a más producciones y los costes producción se disparan; la renta agraria cae un 9%, y a esto debemos añadir las dificultades para exportar (aranceles americanos, el Brexit, el veto ruso…) y el temido recorte de las ayudas comunitarias que planean desde Bruselas.

Comparte

La situación de hartazgo es general y, en este contexto, desde las organizaciones agrarias convocantes se reclaman medidas de apoyo que vengan a paliar los graves perjuicios que estamos sufriendo. Nos preocupan los desequilibrios que aún persisten entre los distintos eslabones de la cadena en la conformación de los precios y la falta de rentabilidad que sufren las explotaciones.

En un momento en que tanto se habla del reto climático, de la España vaciada y de la necesaria vertebración del medio rural, es necesario, “más que nunca”, afirman, tener en cuenta al sector agrario, porque sin él no será posible acometer los retos que la sociedad demanda.

Desde ASAJA, COAG y UPA se pretende que las Administraciones competentes tomen conciencia de la gravedad del problema y se pongan en marcha verdaderas políticas de apoyo a un sector estratégico de nuestra economía, que además contribuye de forma esencial al mantenimiento del medio rural y el espacio natural.

PRINCIPALES REIVINDICACIONES DE LOS AGRICULTORES

#AgricultoresAlLimite

La situación es de tal gravedad que exige una acción urgente y coordinada por parte de las Administraciones y de la cadena agroalimentaria en su conjunto. Para revertir esta situación, los agricultores y ganaderos nos movilizamos para exigir:

    • Precios justos: los agricultores y ganaderos no obtenemos un precio justo por nuestros productos que nos permita alcanzar una mínima rentabilidad. El motivo: el desequilibrio de la cadena agroalimentaria, a lo que hay que añadir la gran problemática que genera la subida de los costes de producción, que no tenemos capacidad de trasladar al precio de nuestros productos. Es necesario que se adopten medidas compensatorias para poder hacer frente a la continua subida de los inputs agrarios que afectan a la totalidad de las producciones.
    • Acabar con los abusos de la distribución: a pesar de que la rentabilidad de agricultores y está bajo mínimos, siguen produciéndose prácticas comerciales abusivas y desleales que además, redundan en la banalización de nuestros productos. Urge modificar la Ley de la Cadena Alimentaria para hacerse más exigente con los que abusan, con un mayor control de las prácticas comerciales de la gran distribución, desde el cumplimiento de los contratos que se firman hasta perseguir y evitar la venta a pérdidas, entre otros muchos aspectos.
    • Impedir la competencia desleal de terceros países: es necesario realizar un control exhaustivo de las importaciones procedentes de terceros países para garantizar que se cumplen con las mismas exigencias fitosanitarias y de producción, que se controlen contingentes y el etiquetado fraudulento de producto de origen extracomunitario.
    • Contar con agua para regadío de calidad, en cantidad suficiente y a un precio razonable: se trata de un elemento imprescindible para garantizar el mantenimiento del regadío existente, por lo que debe estar garantizado a futuro, debiendo además acometerse inversiones y generación de nuevas infraestructuras que permitan sustanciar el déficit hídrico de la Cuenca del Segura y minorar las incertidumbres de uno de los principales motores económicos y de empleo de la Región de Murcia.
    • Por unos pueblos vivos frente a la despoblación: sin agricultores y ganaderos no solo no habrá alimentos, tampoco habrá medio rural vivo y con futuro. La desaparición de agricultores agravará el problema de despoblamiento y hará más difícil afrontar el reto demográfico de buena parte de nuestra Región.
    • Por el reconocimiento de la función medioambiental del sector agrario: Las explotaciones agrícolas y ganaderas están asumiendo las nuevas limitaciones y las continuas exigencias medioambientales en sus procesos productivos sin que estos nuevos costes de producción sean compensados por el mercado ni por las políticas agrarias. Reclamamos una TRANSICIÓN JUSTA, apoyada en el rigor agronómico, técnico y científico, que reconozca la contribución medioambiental del sector agrario (lucha contra la desertificación y contra los incendios, sumidero de CO2, prácticas agrarias sostenibles…), remunere los nuevos costes y facilite una sostenibilidad ambiental, económica y social que no expulse a agricultores y ganaderos de su actividad.
    • Por una PAC justa: nos encontramos en pleno debate para definir la Política Agraria Común para los próximos años y aquí agricultores y ganaderos, medio rural y consumidores nos jugamos mucho. La PAC debe contar con un presupuesto suficiente acorde a la importancia que tiene esta política para toda la sociedad de la UE. Debe dirigirse hacia los profesionales del campo, y abordar una verdadera regulación del mercado agroalimentario para evitar crisis en los sectores agrarios y abusos que afectan a los consumidores.


    Etiquetas

    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *