Escribe para buscar

Frutas

Las exportaciones de cítricos a China se desploman ¿Cuáles son las causas?

En la campaña 2018/2019, China llegó a ser uno de los países terceros más importantes para la exportación de cítricos españoles, llegando a las 40.000 Tn. En las dos últimas campañas se ha sufrido un gran descenso en las exportaciones debido a la crisis del COVID19, el aumento de precios de exportación y la producción nacional. Analizamos con datos del Comité de Gestión de Cítricos la actual relación comercial entre China y España.

Comparte

España es el principal país exportador mundial de cítricos frescos con entre 3.6 y 4 millones de toneladas destinadas, principalmente, a la Unión Europea, siendo Alemania, Francia y Reino Unido, hasta el Brexit, los mercados más importantes. A partir de ese momento, el país anglosajón firmó acuerdos comerciales con países terceros con arancel 0 y sin la legislación comunitaria en materia de sanidad vegetal sobre plagas y enfermedades, lo que está facilitando sus ventas a este mercado y supone una amenaza a medio plazo a los cítricos españoles. Además, los cítricos nacionales también viajan a más de 90 mercados de países terceros, pero en este plano las dificultades son máximas debido a: el cierre de las fronteras rusas desde 2014, la subida de aranceles de EE. UU. por la administración Trump (y aunque Biden ha pactado con la Comisión Europea eliminarlos temporalmente, España lleva dos campañas sin poder exportar). Otros mercados con gran potencial como Japón, que tiene un tratado comercial con la Unión Europea, pero persisten protocolos en materia de plagas y enfermedades que impiden desde hace lustros exportar ni un solo kilogramo.

Dentro de este contexto, la situación con China, que era de los países terceros con más expectativas de crecimiento para los cítricos españoles, también ha dado un vuelco.

España ha sufrido un descenso muy significativo en las últimas campañas a China, pasando de enviar más de 40.000 Tn en la 2018/2019, a no llegar a las 10.000 Tn, en la 19/20, y a estas alturas de campaña se alcanzan las 1.113  toneladas y que en la misma fecha de 2020 eran 9.284 tn.

Datos últimas campañas:

15/16-12.848 tn

16/17-19.684 tn

18/19- 43.677 tn

19/20- 9.284 tn

20/21-1.113 tn (a fecha de hoy)

Según fuentes del Comité de Gestión de Cítricos (CGC), hay varios factores que han hecho que los envíos a China, muy importantes a nivel geopolítico, hayan descendido de esta manera: la crisis del COVID-19, el aumento de precios de los fletes marítimos, la mala climatología o el bloqueo del Canal de Suez, que a su vez ha disparado los costes de los envíos.

Causas del descenso de exportaciones

La principal caída de las exportaciones en la campaña 19/20 fue la crisis del COVID19, en la que China empezó con los confinamientos un mes antes que el resto del mundo y dejó de demandar producto extranjero, confirman fuentes del CGC.

Además, se produjo una acumulación de contenedores reefers de más de un 25% y al reanudarse el comercio internacional hubo un colapso que dificultó las exportaciones a ultramar. Esto, además, provocó que los precios de los fletes se disparasen  y que los envíos españoles se detuvieran radicalmente “siguiendo un principio de precaución”. Las consecuencias acumuladas de la crisis económica causada por el COVID-19 han hecho que la demanda de productos de calidad y precio medio alto, como es el caso de las naranjas españolas, se resienta “seriamente”.

China venía incrementando progresivamente sus consumos de naranja de España y sensiblemente menos de limón con una demanda muy definida: frutas de un gran calibre. Al incremento de alrededor del 50% de los costes de los fletes entre el el último trimestre de 2000 y el primero de 2021, se suma que este año “hemos tenido calor, lluvias, fríos y heladas”, comentan desde el CGC y esto ha causado un “bajo aprovechamiento de las naranjas que más demanda el gigante asiático”.

Aumento producción nacional, baja demanda internacional

A las circunstancias anteriores que dificultan los envíos comerciales a China se suma que, según un informe de USDA Foreign Agricultural Service de Estado Unidos , la demanda de cítricos importados en 2020/21 se haya reducido un 25% respecto a los niveles anteriores, ya que han aumentado las preferencias de los consumidores por zumos elaborados frente a fruta fresca.

Además, informa de que la producción de naranja propia en China va a experimentar un crecimiento de 7,5 millones de toneladas en su producción, debido a la plantación de nuevos árboles y a las abundantes lluvias que se han producido durante su campaña comercial. Y que cabe recodar, según confirman desde el CGC, que el país sigue siendo el primer productor de cítricos del mundo.

Ventaja de los competidores vía marítima

Una de las ventaja competitiva con la que cuenta España respecto a otros países competidores es el compromiso de llegada de producto a destino “en unos pocos días” a toda Europa, a través de camiones. Pero, en el caso de las negociaciones de precios con China, dado que solo se realiza un 7% de la exportación a países terceros, fundamentalmente por barco, Egipto o Sudáfrica (principales competidores de España)  tienen ventaja respecto a las negociaciones con las navieras, ya que, “a mayor volumen, más capacidad de negociación y mejores precios”, algo que en este caso facilita la llegada de sus productos a China y a otros países del entorno.

La fuerte devaluación de la libra egipcia adoptada por sus autoridades a finales de 2016, ha reforzado en los últimos años la posición exportadora de naranjas de Egipto frente a España, impulsada también por unos costes de producción hasta 10 veces más bajos, los más reducidos de todas las zonas productoras bañadas por el Mediterráneo. Las dificultades de Egipto en el mercado chino podrían haber propiciado un mayor desvío de naranjas de esa procedencia al mercado comunitario.

¿Volverá a ser China un mercado estratégico?

Con todo lo expuesto anteriormente, cabe preguntarse si China volverá a ser un mercado estratégico y  más viable para los cítricos españoles. “Volver a los niveles de 50.000 toneladas, a corto medio/plazo, es difícil”, comentan desde el CGC. “Es cierto que China tiene una importante capacidad de absorción, pero cualquier avance en su producción doméstica repercute en su demanda”, explican y, además, recuerdan que los costes de las exportaciones vía marítima siguen siendo prohibitivo y se encarecieron más con el reciente bloqueo del Canal de Suez.

Habrá que esperar al final de la campaña en agosto para conocer el volumen total de exportaciones de cítricos españoles a China, analizar la evolución de los distintos factores y plantearse los nuevos objetivos españoles para el país asiático.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link