Escribe para buscar

Frutas

La comercialización de cítricos empieza a un ritmo más lento que en campañas anteriores

Córdoba, Sevilla y Huelva inician la recolección de sus naranjas y mandarinas más tempranas. Por su parte, Málaga comienza con el limón. Según la Junta de Andalucía este comienzo de campaña empieza lento, aunque con un alto grado de maduración y calibre de la fruta. El sector, además, sigue preocupado por los daños que pueda causar el cotonet en sus plantaciones.

Comparte

En los últimos días ha comenzado la recolección de las naranjas y mandarinas más tempranas en determinadas plantaciones de las provincias de Córdoba, Sevilla y Huelva. Igualmente, ha comenzado en la provincia de Málaga la campaña del limón Fino o temprano andaluz. No obstante, la recolección avanza a un ritmo pausado, atendiendo, por un lado, al grado de maduración, coloración y al calibre de la fruta y, por otro, al nivel de oferta y demanda de cítricos que marca el mercado, en el cual sigue existiendo mercancía de ultramar.

En general, las plantaciones de cítricos andaluces no han sufrido grandes cambios de temperatura, fuertes vientos, granizadas o periodos de inundaciones prolongados. En lo que se refiere a la calidad del fruto y según los profesionales contactados, se presenta una campaña con buenas características organolépticas, aunque, actualmente, aún esperan una bajada de las temperaturas nocturnas que, por contraste con las temperaturas diurnas, y favorezca una buena coloración de la fruta. Cabe señalar que en determinadas zonas del valle del Guadalquivir la meteorología registrada durante el periodo de floración ha propiciado un retraso de ésta y, por tanto, un retraso en la maduración de la fruta.

En cuanto a las precipitaciones recogidas durante la campaña, su escasez no ha favorecido el engorde del fruto y, por tanto, a fecha del presente informe, los agricultores miran al cielo esperando las precipitaciones deseadas que permitan a la fruta alcanzar un tamaño óptimo para su comercialización y el aumento general del volumen de cosecha. Actualmente se recolecta aquella fruta con un calibre comprendido entre 1 y 5, ya que son los más demandados según las necesidades del mercado, donde predominan actualmente los cítricos de mediano o pequeño tamaño. Por otro lado, el sector de los cítricos pone de manifiesto el aumento de los costes de producción, tanto en lo que se refiere a la energía eléctrica, los combustibles, los productos fitosanitarios y fertilizantes; como el aumento de otras partidas presupuestarias ligadas a la mano de obra de los trabajadores del campo y del almacén; o el aumento de los costes de los transportes y los servicios logísticos. A esto se le une la reciente dificultad de los profesionales del sector para abastecerse de materiales agrícolas necesarios para el manejo del cultivo, debido a la escasez de estos en el mercado y los retrasos registrados en su disponibilidad en tienda.

En lo que se refiere a la mano de obra en campo, es temprano para vaticinar posibles problemas de disponibilidad, ya que la campaña acaba de arrancar. No obstante, los profesionales contactados detectan una falta de formación o de conocimientos mínimos agrícolas entre los trabajadores de las cuadrillas del campo. En referencia a los costes de productos fitosanitarios necesarios para el manejo del cultivo, los distintos profesionales del sector informan de las dificultades encontradas en el control de plagas y enfermedades, como consecuencia de la restricción cada vez mayor de las materias primas y productos autorizados. Por un lado, comentan la ineficacia de los tratamientos autorizados disponibles para la erradicación de determinadas plagas y la consecuente pérdida de cosecha. Y, por otro, el aumento de los costes debido al incremento de número de aplicaciones o tratamientos necesarios para poder controlar relativamente el problema en cuestión. En este sentido, la preocupación del sector ante el control de Planococcus citri, conocido como Cotonet, o el Eutetranychus sp. comúnmente llamado la Araña Portuguesa, es patente. Por último, el sector de los cítricos andaluz manifiesta su preocupación por la reciente confirmación de la presencia de uno de los dos vectores, en concreto la Tryoza Eritreae, del Huanglongbing (HLB) en las proximidades de la provincia de Huelva. Concretamente, ha sido detectado en una plantación de cítricos

del municipio portugués de Aljezur, a menos de doscientos kilómetros de la provincia onubense. El HLB, también conocido como Greening, o enverdecimiento, de los cítricos, es una enfermedad causada por bacterias del género Candidatus Liberibacter spp. y transmitida por los vectores Diaphorina citri y Trioza erytreae. Actualmente, es considerada la enfermedad más letal de los cítricos a nivel mundial y de la que no se conoce ningún tratamiento para combatirla, produciendo, así, enormes pérdidas económicas para el sector en aquellas zonas donde la plaga se ha establecido, como Brasil o Florida. En este sentido, cabe resaltar la labor de investigación que se realiza desde el Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (IFAPA) del centro Las Torres- Tomejil en Alcalá del Río (Sevilla), desde donde se trabaja en varios proyectos de investigación relacionados con el HLB.

La comercialización de cítricos andaluces en la campaña 2021/22, tanto a nivel nacional como internacional, ha comenzado con un ritmo más pausado que en campañas anteriores. Esto es debido, en parte, a la presencia de cítricos del hemisferio Sur en el mercado Europeo, procedentes de Sudáfrica o Argentina y, en parte también, a las temperaturas cálidas de estos días, que no favorecen al consumo de cítricos, fruta asociada normalmente a las bajas temperaturas por su contenido en vitamina C y los beneficios de ésta para la salud. Como se ha indicado anteriormente, es la fruta de gran tamaño la que encuentra nicho de mercado estos días, mientras que difícilmente se encuentran operaciones de compraventa de aquella fruta de mediano o pequeño tamaño. No obstante, se espera que el ritmo vaya aumentando conforme vaya desapareciendo la fruta de ultramar de los establecimientos comerciales.

Las cotizaciones medias de la naranja y la mandarina de primera calidad obtenidas en campo han sido un 13% inferiores a las registradas en la campaña 2020/21 (campaña donde el mercado estuvo influenciado por la pandemia del COVID), mientras que el valor medio del limón ha aumentado en un 4%. Por otro lado, si se comparan las cotizaciones medias de estos cítricos en las primeras semanas de la campaña objeto de estudio con el precio medio registrado al inicio de las ocho campañas precedentes, se obtiene que éstas han aumentado de media en un 17%, a excepción de las naranjas, que han disminuido en un 2%. En la siguiente gráfica se representan las cotizaciones medias (entre las semanas 40 y 43) de los cítricos en origen con las que ha arrancado la campaña 2021/22, así como las últimas ocho campañas, entre la campaña 2013/14 y la campaña 2020/21. Gráfico 1. Cotizaciones medias (entre las semanas 40 y 43) de la naranja, mandarina y el limón andaluz en árbol con las que se inician las distintas campañas, desde la campaña 2013/14 a la campaña 2021/22. 

Si se analizan estos datos para los diferentes productos, se obtiene que el precio medio del limón en árbol en la semana 40 de 2021 (0,55 euros/kg) ha sido un 4% superior al registrado al comienzo de la campaña precedente (0,53 euros/kg, y un 11% superior al registrado de media al comienzo de las ocho campañas anteriores (0,50 euros/kg). En el caso de la naranja Navelina, el valor medio registrado en árbol en la semana 41 (0,21 euros/kg) ha sido un 12,5% inferior a las primeras cotizaciones de la campaña 2020/21 (0,24 euros/kg) y un 2% inferiores al valor medio con el que arrancaron las últimas ocho campañas (0,21 euros/kg). Las cotizaciones medias de la mandarina Clementina temprana (0,70 euros/kg) y la mandarina Satsuma (0,27 euros/kg) al inicio de la campaña, han sido un 16% y un 10% inferiores a las registradas al arrancar la campaña 2020/21, cuando se registraron valores de 0,83 euros/kg y 0,30 euros/kg, respectivamente.

Y, con respecto al valor medio del inicio de las últimas ocho campañas, se obtiene que mientras las mandarinas Clementinas tempranas (0,57 euros/kg) han aumentado su valor en un 22,5% en la campaña actual. En el caso de la mandarina Satsuma, el registro histórico de datos se remonta a las campañas 2019/20 y 2020/21, donde el precio medio fue de 0,30 euros/kg, es decir un 8,5% superior al registrado al comienzo de la campaña 2021/22. A fecha del presente informe, el Observatorio de Precios y Mercados no dispone de datos de cotizaciones de cítricos a la salida de la central de manipulación y envasado.

Se espera que en las próximas semanas comenzará a envasarse y comercializarse la fruta recolectada después del proceso de desverdizado en cámara.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link