Así ha contestado el comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, a una pregunta formulada por la eurodiputada española Mazaly Aguilar (Conservadores y Reformistas Europeos). En ella, la parlamentaria destaca las denuncias presentadas por asociaciones de agricultores españoles ante la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) por “determinadas prácticas presuntamente fraudulentas por parte de Marruecos para evitar el pago de los derechos aduaneros procedentes de la exportación a la Unión Europea de productos agroalimentarios”.

Aguilar pedía al comisario una valoración del sistema de precios de entrada que entró en vigor en 2015 y cómo se podría mejorar.

Pregunta asimismo por las cifras concretas de importación de productos hortofrutícolas procedentes de Marruecos desde 2015. Por último, quería conocer las cantidades satisfechas por parte de las empresas que importan productos agrícolas marroquíes (en concepto de derechos de aduana).

Ayer también era la diputada socialista Clara Aguilera la que insistía en actualizar un sistema que no diferencia “el tomate redondo de otras variedades como el tomate Cherry”

“Ayuda” de la UE

En su respuesta, Wojciechowski señala que “los cultivadores de quince productos hortofrutícolas reciben la ayuda de la UE mediante aranceles ad valorem sobre las importaciones y el sistema de precios de entrada. Este sistema ya se mejoró y simplificó en 2014, en particular con la eliminación del denominado método de «precio deductivo» (despacho en aduanas), que había suscitado acusaciones de permitir a los importadores eludir algunos derechos de importación que, de otro modo, deberían pagar.

En el sistema actual, el precio sobre el que se calcula el despacho de aduana es la factura del envío individual o el valor de importación a tanto alzado. La Comisión Europea publica diariamente el valor de importación a tanto alzado por producto y país de origen, calculado a partir de los precios representativos de los productos importados notificados por los Estados miembros a la Comisión” conforme a la normativa comunitaria. “Por el momento –añade- la Comisión no prevé ningún cambio en el sistema existente”.

Crecen las importaciones procedentes de Marruecos

Respecto a las importaciones de frutas y hortalizas procedente de Marruecos, la Comisión señala que “han aumentado en los últimos añospasando de 1 millón de toneladas de importaciones en 2015, por un valor aproximado de 1.200 millones de euros, a 1,3 millones de toneladas de importaciones en 2019, por un valor aproximado de 1.700 millones de euros, lo que representa un aumento del 33% y el 40%, respectivamente”.

Fuente: AenVerde