Escribe para buscar

Mercados

El trasvase Tajo-Segura necesita técnicos y no políticos

La protesta es un nuevo paso para evitar el recorte sin consenso, La Unió de Llauradors aboga por un gran acuerdo sobre el trasvase Tajo-Segura alejado de las guerras políticas y partidistas y dirigido por técnicos imparciales.

Comparte

La protesta de ayer lunes en Madrid, como las realizadas el pasado 15 de mayo en diversos puntos de la provincia de Alicante, son un paso más en la lucha por mantener el trasvase y evitar unos recortes de agua que amenazan nuestra agricultura.

LA UNIÓ considera que en un asunto de tanta importancia –está en juego el futuro de 30.000 familias que de una manera u otra viven del agua del trasvase para regar sus campos en las comarcas de Alicante- se debería tener en cuenta el criterio de todas las partes implicadas, tanto instituciones como usuarios, y habría que llegar a un solución de consenso y de equilibrio entre la garantía para el mantenimiento del nivel de los embalses de cabecera del Tajo como de los intereses de los regantes de la cuenca del Segura.

Para la organización agraria dejar la decisión de rebajar el límite de 38 hm3 a 27 hm3 en manos de un órgano tan poco imparcial como el Consejo Nacional del Agua es una auténtica barbaridad y es una “jugada muy sucia del Ministerio que dirige Teresa Ribera que compromete seriamente el futuro de la agricultura alicantina y no lo podemos tolerar como organización agraria que defiende los intereses de los agricultores, de los regantes de nuestro territorio”.

En este sentido, llama la atención que en dicho órgano no esté presente la organización estatal en la que se integra LA UNIÓ, la Unión de Uniones (pese a ser la segunda más votada en todos los comicios electorales agrarios celebrados hasta la fecha en España), y que las otras organizaciones agrarias, pese a lo que digan, no se mojen. ASAJA ni siquiera se dignó a votar y la UPA se abstuvo en la decisiva votación que recortó el trasvase.

La organización ve irrenunciable mantener el actual reglamento que establece en 38 hm3 la cantidad de agua mensual a trasvasar y reclama a la Generalitat firmeza hasta el final en el rechazo ante estas decisiones adoptadas sin el necesario consenso.

Todos estos cambios e indefiniciones gubernamentales en relación con el agua crean una incertidumbre muy grande entre los agricultores, “porque no sabemos al final lo que plantar, no animan a la gente joven que se quiere incorporar al sector y ponen en peligro buena parte de la huerta que suministra a Europa”, indica Carles Peris, secretario general de LA UNIÓ.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link