Escribe para buscar

Empresa

Cooperativas y veto ruso: daños y efecto psicológico

COOPERATIVAS Agro-alimentarias de Andalucía ha hecho balance de los primeros efectos en el sector agrario andaluz del cierre de fronteras a diversos productos agrarios procedentes de la UE. Fuente: Diariodesevilla.es

Comparte

Sólo una semana después del anuncio oficial del veto ruso a la importación de productos agroalimentarios de la Unión Europea, las consecuencias ya se observan en algunos mercados, donde el precio de los productos frescos ha disminuido considerablemente, en ciertos casos hasta en un 40%. Desde Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía se alerta del efecto psicológico generado por la prohibición rusa y ha constatado también que las primeras producciones de hortícolas, como las de tomate de interior, ya se están resintiendo.

Dado que el veto decretado no se aplica a aceite de oliva, aceitunas y vino, el sector más afectado, en el caso andaluz, es, sin duda, el hortofrutícola, que viene a representar el 60% de las exportaciones agroalimentarias al país del Este, seguido del cárnico, con el porcino a la cabeza.

Concretamente, y por este orden, la prohibición impacta directamente en las producciones de frutas de hueso, tomate, cítricos y pepino, entre otras. A pesar de que Rusia no es uno de los principales países compradores de productos andaluces, su demanda había aumentado considerablemente en los cinco últimos ejercicios, a razón del 30% anual, y estaba consolidándose como un mercado muy importante, con más de 140 millones de habitantes y un nivel adquisitivo en auge.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía considera que las consecuencias del veto ruso se agravarán con la generalización de las campañas hortícolas y las próximas producciones de frutas, que previsiblemente saturarán los mercados europeos con el consiguiente descalabro de precios.

No en vano, la Comisión Europea cifra en 5.250 millones de euros el coste económico de la prohibición rusa a los productos agroalimentarios comunitarios, de los que 338 corresponderían a España y unos 75 a Andalucía, según los datos de comercialización de 2013.

En este escenario, el sector cooperativo hortofrutícola valora positivamente que el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, haya anunciado medidas a fin de reforzar las ya previstas para el melocotón y la nectarina (previamente en crisis), incrementando del 5% al 10% la retirada subvencionada de producto, y haya previsto 125 millones para tomar medidas similares en tomates, zanahorias, pepinos, manzanas, uvas, peras, setas o pimientos, aunque en estos últimos casos éstas no han sido concretadas aún.

Cooperativas Agro-alimentarias de España insistió ayer al Ministerio para que siga presionando en Bruselas, con el objetivo de que se definan las medidas y modalidades de aplicación de las ayudas anunciadas por Bruselas La asociación valora de forma positiva que la Comisión Europea haya reconocido el problema como consecuencia de decisiones políticas adoptadas en el seno de la UE, y esté dispuesta «a habilitar los fondos necesarios para atenuar el impacto del cierre del mercado ruso».

Por su parte, Cooperativas en Andalucía traslada su preocupación por el hecho de que, a medio y largo plazo, Andalucía, España y Europa pueden estar perdiendo un mercado que venía creciendo considerablemente y que aspiraba a convertirse en un destino de suma importancia para las producciones andaluzas de calidad, ya que si en el tiempo que dure la prohibición países latinoamericanos o africanos toman posiciones en las plazas rusas será muy difícil, si no imposible, recuperar la comercialización y, aún más, incrementarla. Esta asociación de cooperativas defendió sus argumentos en la reunión mantenida ayer en el Ministerio de Agricultura presidida por la titular del departamento, Isabel García Tejerina.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *