Escribe para buscar

Hortalizas

“Contamos con 55.000 millones de euros para el sector primario hasta 2027”

El Ministerio se enfrenta a un momento complicado, con muchos retos que deben materializarse en avances significativos y no en pérdidas de competitividad para el sector hortofrutícola.

Comparte
ministro agricultura

Luis Planas Puchades, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de España.

Sequía e infraestructuras
Vivimos una situación muy prolongada de sequía a la que se suma un verano extremadamente caluroso, lo que conforma unas circunstancias muy adversas para determinados cultivos. En un escenario de cambio climático, y en un país con recurrentes ciclos de sequía, tenemos que plantear soluciones estructurales a medio y largo plazo. Y en esta línea, el Gobierno de España tiene un firme, claro y decidido compromiso con el regadío sostenible, que constituye un elemento imprescindible para garantizar el crecimiento del sector agrario español y mantener una producción de alimentos suficiente y que sea rentable para los agricultores. Con ese objetivo, vamos a ejecutar el plan más ambicioso realizado hasta la fecha de modernización de regadíos, concentrando, en apenas 6 años, hasta 2027, una inversión de más de 2.130 millones de euros procedentes de recursos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, de la Política Agraria Común y de fondos propios.

Con todo ello, nuestro objetivo es conseguir un ahorro de agua significativo y un uso eficiente de la energía en estos sistemas de producción, que son clave para mantener la cohesión social y territorial de nuestras zonas rurales. Andalucía y Murcia son dos de las comunidades que mayores inversiones van a recibir.

Inflación
En relación a la contención de los precios de la alimentación, estamos convencidos de la responsabilidad de los distintos operadores del sector agroalimentario para repartir los esfuerzos y cumplir con lo establecido en la Ley de la Cadena Alimentaria, cuya reforma entró en vigor el pasado diciembre. Esta Ley constituye una herramienta fundamental para lograr una mayor transparencia del mercado y que el valor de los productos se distribuya de manera más equilibrada y justa a lo largo de todos sus eslabones, lo que resulta esencial para evitar la destrucción de valor de los alimentos. Por lo tanto, la contención de los precios al consumidor no tiene que realizarse a costa de la rentabilidad de las explotaciones agrícolas y ganaderas.

Inversiones en el sector
Me gustaría destacar el esfuerzo demostrado tanto por la Unión Europea (UE) como por el Gobierno español para facilitar la disponibilidad de productos necesarios para incrementar el potencial productivo de la UE. Para suplir posibles carencias en el suministro, la Comisión Europea ha flexibilizado las normas sobre rotación de cultivos y autorizado el uso de terrenos de barbecho.

«La Ley de la Cadena está teniendo efectos muy positivos»

«No se puede afirmar que, actualmente, no haya alternativas o herramientas para luchar contra las plagas»

Estamos ante una oportunidad histórica. Si a las ayudas de la PAC sumamos las aportaciones estatal y autonómica a la cofinanciación de medidas de desarrollo rural y los fondos Next Generation del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia y el PERTE Agroalimentario, nos encontramos con una inyección de unos 55.000 millones de euros hasta el año 2027 para la agricultura, la ganadería y la pesca. Es una financiación suficiente que tenemos que saber aprovechar para afrontar los retos de conseguir unas producciones sostenibles, competitivas y rentables. Todo ello demuestra que el sector primario es una prioridad para el Gobierno.

Menos materias activas
Desde el Ministerio defendemos la reciprocidad en el uso de sustancias activas, ya que consideramos adecuado exigir a los países terceros en sus exportaciones a la UE la utilización de instrumentos de producción que no supongan una competencia desleal y que produzcan ventajas competitivas frente a los productores europeos.

La UE dispone de uno de los modelos de autorización de materias activas y productos más rigurosos y garantistas del mundo, y ello hace que el proceso de autorización sea complicado. No obstante, no es posible afirmar con carácter general que no haya actualmente alternativas o herramientas para luchar contra las plagas, es verdad que los productos son diferentes, más específicos y quizá más técnicos, pero están disponibles y funcionan.

Ley de la Cadena
La Ley está teniendo efectos muy positivos y, es más, su entrada en vigor ha sido muy oportuna para afrontar el escenario actual. Cabría preguntarse cuál habría sido el resultado de no realizar una regulación en este ámbito con una coyuntura como la actual, con un incremento de costes tan relevante en muchos sectores.

«La contención de los precios no debe realizarse a costa de la rentabilidad de las explotaciones»

«España se sitúa a la cabeza de la UE en materia de digitalización del medio rural»

Respeto, como o puede ser de otra forma, la legítima defensa de los intereses de cada sector y su derecho a convocar movilizaciones. Desde el Ministerio mantenemos siempre una actitud de diálogo y colaboración. La Ley supone un cambio de cultura en las relaciones comerciales entre los operadores de la cadena y necesita un proceso de adaptación. Estoy convencido de la velocidad para conseguir el pleno éxito de la reforma.

Digitalización
En términos generales, España se sitúa a la cabeza de la UE en materia de digitalización del medio rural, por delante de Alemania, Francia, Italia o Portugal, si utilizamos el Índice de la Economía y Sociedad Digital de la Comisión Europea. Nuestro país destaca en conectividad y administración electrónica, pero nuestro punto débil es la integración de la tecnología digital en las empresas, aunque estamos por encima de la media de la UE.

La digitalización y la innovación en el sector agroalimentario y en toda su cadena de valor son claves para responder a los retos que tenemos por delante, tanto en sostenibilidad como para garantizar la seguridad alimentaria, y hacer nuestras producciones más competitivas. El Plan de Recuperación y la aprobación del PERTE Agroalimentario son dos buenos ejemplos de ello. Con ambos marcos estratégicos estamos poniendo en marcha varias de las medidas que contemplamos en nuestra estrategia de digitalización del sector agroalimentario y del medio rural.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link