Escribe para buscar

Empresa

Los beneficios de bajas temperaturas y alta humedad para la fresa

Los datos obtenidos de los análisis fueron correlacionados con los datos climatológicos

Comparte

La Universidad de Huelva y la Universidad de Oviedo han llevado a cabo un estudio que les ha permitido constatar los beneficios que, para el cultivo de la fresa, tienen las bajas temperaturas y un alto grado de humedad relativa, aumentando su calidad y mejorando sus características.

La investigación, liderada por los profesores Fátima Martínez, de la UHU y Pedro Palencia de la Universidad de Oviedo, ha tenido como objetivo analizar la eficiencia de la producción de fresa y su correlación con la temperatura y la radiación solar, según ha informado el servicio de investigación de la Universidad de Huelva.

Para llevar a cabo el estudio seleccionaron campos de producción comercial de fresa en la provincia de Huelva en los que analizar la variedad ‘Camarosa’, una de las variedades más cultivadas, en diferentes temporadas.

Establecieron dos periodos diferentes en la temporada de cosecha: uno primero frío entre enero y marzo, caracterizada por bajas temperaturas y alto grado de humedad relativa, y otro tardío más cálido entre abril y mayo, con temperaturas altas y baja humedad.

Tras la recolección y análisis de los frutos, determinaron que la fresa de la primera etapa fue clasificada como fruta de primera clase, con gran calidad y con buenas características de color y forma para esta variedad, mientras la segunda, obtuvo los requerimientos mínimos pero no fue de primera clase.

Los datos obtenidos de los análisis fueron correlacionados con los datos climatológicos obtenidos de la estación meteorológica localizada a tan solo 3 kilómetros de las explotaciones, lo que ha confirmado una relación directa entre el rendimiento y la temperatura, y entre la radiación solar y el rendimiento.

Según los investigadores, las altas temperaturas incrementan la absorción de vapor de agua del aire y, consecuentemente, provocan la demanda de más agua, por tanto un alto índice de evapotranspiración puede minimizar y disminuir las reservas de agua de la tierra, lo que no reduce la productividad del cultivo, pero sí acelera la maduración de la fruta, suponiendo cambios morfológicos, anatómicos, fisiológicos e incluso bioquímicos en las plantas.

Por último, apuntan que determinadas estrategias fisiológicas y agronómicas, como sistemas de cultivo diferentes, podrían hacer disminuir los efectos de los cambios climáticos sobre la producción de cosecha y la calidad de alimentos.

Alternativas que controlen los cambios de temperaturas y los patrones de precipitación y la frecuencia e intensidad de los cambios climatológicos extremos, permitirían a los productores a minimizar las pérdidas en la cosecha.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link