Escribe para buscar

Frutas Hortalizas

La vuelta de la pertinaz sequía

Comparte

Esto de la “pertinaz sequía” no les sonara a los lectores más jóvenes pero, para los que peinamos canas, es una de las expresiones históricas del franquismo agrario. No tiremos el niño con el agua del baño. Estamos ante una sequía histórica.

En este contexto, empieza el todos contra todos. Los que tienen embalses protestan porque no les dejan sacar todo el agua que necesitan (Cantabria); los que no tienen agua piden trasvases no se sabe muy bien de donde, ni cuanto, ni si hay agua suficiente pero piden transvases. Todos piden ayudas y exenciones fiscales. Otros se acuerdan de que hay desoladoras cerradas.

El clamor por un Pacto de Estado sobre el agua se hace unánime, aunque no todos lo pidan por las mismas razones, unos queriendo trasvasar, otros queriendo impedirlo, unas Comunidades Autónomas (y unos agricultores) enfrentadas las unas con las otras  independientemente de su color político.

¡Así no hay quien viva!  La primera etapa debería ser un diagnostico que debe ser consensuado, un diagnóstico completo. ¿Cuánta agua, y qué tipo de agua, vamos a tener disponible al horizonte 2020, 2030 y 2040, dónde,  en qué momento del año y a qué coste? ¿Cuánto caudal ecológico necesitamos? ¿Quién consume hoy, y consumirá mañana el agua, cuanto y cuándo?

En todos estos datos, no puede entrar la ideología, solo hechos y análisis rigurosos e incuestionables. Me acuerdo cuando se construía el AVE a Barcelona, la polémica política sobre si había agujeros o no en las líneas de tren. Yo siempre me pregunté si no había geólogos capaces de responder a esta pregunta sin meter la política por el medio.

En base a este diagnóstico, se puede trabajar sobre distintos escenarios y alternativas que muchas veces complementarias. Para hacer frente al resto del agua, deberemos sin duda recurrir simultáneamente a un conjunto de medidas y de políticas desarrollando sinergias entre ellas. En el análisis de las ventajas e inconvenientes de cada alternativa, tampoco debería caber el debate político.

¿Quiere esto decir que la política futura del agua debe ser apolítica? Obviamente no. El tema que deberán decidir nuestros responsables políticos es las prioridades y combinaciones de políticas que se hagan. Estas tendrán consecuencias económicas y territoriales. Pero deberían tomar sus decisiones con una base de elementos científicos indiscutidos e indiscutibles.

También cae plenamente en el ámbito de lo político las sinergias con otras políticas públicas. Estoy pensando, por ejemplo, en la política energética. El fomento razonable y razonado de las energías renovables es esencial para desarrollar la desalinización respetando escrupulosamente la directiva comunitaria sobre el agua.

Es una tarea ingente. Cuando el rey De Francia reunió a la nobleza para presentarles su programa de plantaciones de árboles para dotar al país galo de una flota naval capaz de competir con los británicos, hubo un noble que dijo que el programa era muy ambicioso y que tardarían muchos años en obtener la madera suficiente. El rey de Francia respondió que estaba totalmente de acuerdo, que esto iba para largo y que era una razón de peso para empezar enseguida.

Construir un consenso hidráulico en España va para largo. Es tarea ingente y difícil. ¡Razón de más para empezar ya!

 

 

 

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *