Escribe para buscar

Sin categorizar

Fruit Attraction y mi ADN Agro CAJAMAR

Comparte

El 5 de octubre pasado, los amigos de Cajamar me hicieron el honor de certificar mi “ADN Agro” por (dixit)  mi “comprometido apoyo al sector hortofrutícola español, dilatada trayectoria a favor de la integración y cohesión del sector agroalimentario europeo y por la incasable labor divulgativa del sector como agente estratégico de la economía española”. Este es el texto completo del (pequeño) discurso que tenía preparado y que he abreviado aún más.

Dejando de lado lo mal que sienta que ya hablen de una “dilatada” labor, esto me recordó las palabras del entonces Ministro de Agricultura español Miguel Arias cañete, cuando justifico el darme la medalla del mérito agrícola por mi “dilatada labor de confusión mental que desprenden mis escritos y que contribuye a disminuir el número de manifestantes ante el Ministerio”.

Más seriamente, como me suele ocurrir en los momentos en los que me emociono, me acordé de mis padres y de algunas de las lecciones que intentaron transmitir, como buenos militantes comunistas.

El primer valor es el de la solidaridad. Los que hemos tenido la suerte de poder aprovechar las oportunidades que la vida nos ha ofrecido, tenemos el deber de solidarizarnos con todos aquellos que no disfrutan del mismo privilegio.

El segundo es el respeto, el apoyo al trabajador. Tengo claro que el trabajador es aquel que trabaja (o que quiere trabajar y no encuentra donde); es el productor (agrario) que produce; el funcionario que funciona; el empresario que emprende; el enseñante que enseña; el educador que educa; el estudiante que estudia; el cooperativista que coopera… Estos son los míos.

Un tercero fue contradictorio. Por un lado, el deber de ser inconformista por un lado pero también que “más vale equivocarse con el Partido que tener razón contra el Partido”. De este me costó distanciarme y volver a la tradición institucionalista de los Azcárate pero aprendí que más vale intentar tener razón. Si es con el partido, mejor, y si es sin él, pues qué se le va a hacer.  Esta voluntad de pensar por sí mismo, de revindicar el derecho que tenemos todos a equivocarnos y de escuchar con atención lo que los demás dicen, me ha creado a veces problemas en ciertas fases de mi vida política y en alguna etapa en la Comisión Europea,   pero me ha dado también muchas satisfacciones. Tengo la osadía de considerar este reconocimiento como una de ellas.

Me queda dar las gracias, primero a CAJAMAR para que se haya acordado de mí (cuando ya no “estamos” sino únicamente “somos”, esto se agradece doblemente) y a mi mujer Paloma que tiene una paciencia infinita. Luego, he de confesar que me ha sorprendido la cantidad de felicitaciones y enhorabuenas que he recibido de parte de tantos y tantos amigos y conocidos. Será que me estoy haciendo viejo, pero me ha emocionado.

De nuevo, lo dicho, muchas gracias.

3 Comentarios

  1. Querido Tomás, puedes estar orgulloso de tu espíritu de «buen rebelde», siempre respetuoso y solidario con todos, pero con la razón por delante y dispuesto a escribir las verdades.

    Responder
  2. RAMIRO CIBRIAN 19/10/2016

    Enhorabuena Tomás, todo extraordinariamente merecido. Completamente de acuerdo en tus solidaridades y definición de trabajadores. Hay que seguir trabajando para que en Espana todos los que quieren tengan sus oportunidades y todos, las hayan tenido o no, y las hayan aprovechado o no, tengan un mínimo decente para vivir. En eso consiste en mi opinion la buena sociedad. Un fuerte abrazo. Ramiro

    Responder
  3. Isabel Victoria 18/10/2016

    Gracias a ti Tomas, además de todo ello, eres una bellísima persona.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *