Escribe para buscar

El regadío, el agua y el cambio climático: unas ecuaciones complejas

Comparte

Santiago Martín Barajas es una autoridad de primer nivel en todo lo concerniente a la defensa del medio ambiente. Activista desde la primera hora, en particular en Ecologistas en Acción, le debemos los madrileños entre otros la recuperación del río Manzanares. Sus vídeos han contribuido, por ejemplo, a convencer al nuevo Ayuntamiento de Madrid de seguir con esta iniciativa, a pesar de que la había aprobado el equipo de Manuela Carmena, a iniciativa justamente de Ecologistas en Acción. Estuvieron de acuerdo, cosa extremadamente rara, todos los grupos políticos presentes en el Consistorio.

Recientemente, ha publicado el tweet que recogemos a continuación, buen ejemplo de la distancia que separa todavía los ecologistas, por muy sensatos que sean, y la gran mayoría de los actores del medio rural.

Fuente: https://twitter.com/Santi_MBarajas/status/1172035390347370504

 

Es verdad que el almendro (como el olivo) se pueden cultivar en secano. También es verdad que España está en primera línea del cambio climático y que tanto los volúmenes de agua, como sobretodo su distribución a lo largo del año, están sufriendo cambios profundos, y no son para mejor.

La lección me la dio Javier López de la Puerta durante la gran sequía que asoló España durante 3 años en la década de los 90. Me dijo, una vez que paseábamos por su finca, que estaba haciendo pozos y, que cuando encontraba agua, plantaba olivar. Yo, como buen urbanita le pregunte: ¿Olivar, pero este no es de secano? Y me respondió que, cuando hay poca agua, el estrés hídrico al que está sometido el olivar es tal que, con unas pocas gotas, reacciona estupendamente y que era la mejor manera de aprovechar el agua. Me hablo de beneficios económicos, pero también, como comprenderán enseguida todos los que lo conocieron, también, de empleo y de actividad económica en el medio rural.

El tema del agua y del secano es bastante complejo y no se presta a respuestas y soluciones sencillas. La sostenibilidad medioambiental no es una opción ni un deseo, tiene que ser una realidad, un punto de partida sobre el que construir les necesarias estrategias para afrontar el reto de la España vaciada y el futuro del medio rural. ¿Por supuesto, quien puede defender un crecimiento “desbocado”?

Habrá que estimar, con precaución, las disponibilidades de agua. Como argumenté en una entradilla anterior, habrá que asegurarse que la ley se cumple y que se pone coto y fin a los pozos ilegales.

Pero también habrá que plantearse cuáles son sus usos sostenibles, con las mejoras técnicas posibles, que contribuyen más a fijar población, a crear valor y empleo y habrá que hacerlo sin prejuicios, es decir juicios previos.

Quizás los usos preferibles no son agrarios, o sí. Podrían ser incluso un campo de Golf. Quizás no sea cultivar maíz. Quizás sean cultivos leñosos (almendro, olivar o vid) o invernaderos. Ni lo sé ni creo que haya respuesta única o general a estas preguntas.

Ya sé que en esta España actual que sufrimos los ciudadanos, esto que voy a escribir suena a sueño, pero hace mucha falta un debate y en encuentro entre todos los actores del medio rural, agricultores y ecologistas incluidos, para que nos conozcamos mejor, nos respetemos, aprendamos los unos de los otros, comprendamos cuales son las prioridades y los objetivos de cada uno y construyamos país palmo a palmo.

¿Qué mejor tema que el del agua y la política hidráulica para inaugurar este camino?

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link