Escribe para buscar

Alimentación

AVA ASAJA denuncia a Lidl por un descuento abusivo en el precio de la sandía

La Asociación Valenciana de Agricultores ha denunciado a LIDL a la AICA, por una oferta promocional en la que se aplicaba un descuento de un 40% quedando el precio final en 0,29 euros por kilo.

Comparte

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) ha presentado una denuncia a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA), órgano dependiente del Ministerio de Agricultura, para que abra una investigación y, en su caso, sancione una oferta promocional de la cadena de distribución Lidl que, tras aplicar un descuento del 40%, expone en sus lineales sandía rayada sin semillas de origen español a 0,29 euros por kilo (€/kg), un precio que no permite cubrir los costes de todos los agentes que intervienen en la cadena  alimentaria y, por tanto, puede incurrir en una presunta venta a pérdida. AVA-ASAJA también denuncia ante la AICA a la firma alemana por la venta de melón español piel de sapo a 0,45 €/kg tras rebajar en un 34% la tarifa anterior.  

El presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, afirma que “estos precios son un escándalo porque, después de descontar los gastos de manipulado y confección, el transporte, la distribución hasta el lineal y los beneficios de Lidl, al agricultor no le quedan ni las gracias y pierde hasta la camisa. Además, con este tipo de campañas abusivas la gran distribución acaba de reventar la viabilidad  económica del cultivo de cara al tramo final de la campaña, la cual ha sido desde el  principio un auténtico desastre entre las importaciones de países terceros y el freno  de nuestras exportaciones a Europa”. 

Para Aguado, “el Gobierno no puede seguir de brazos cruzados y, a través de la AICA, debería investigar y castigar de manera ejemplar aquellas prácticas que  violan la Ley de la Cadena Alimentaria aprobada el año pasado y que está pendiente  de una profunda reforma reivindicada por las organizaciones agrarias. Todos los eslabones de la cadena han de recibir una compensación justa. Nadie, y menos el  productor que es de quien vive el resto, debería pasar la mano por la pared. Con  estos precios en el campo no se puede trabajar y la sandía es un buen ejemplo: por  culpa de la continuada falta de rentabilidad, esta fruta ha pasado de ser un cultivo  característico de la agricultura valenciana a tener una presencia residual”. 

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link