Escribe para buscar

Una campaña en línea ascendente. GRUPO AGROPONIENTE

El inicio del ejercicio de melón y sandía estuvo marcado por una gran incertidumbre que, poco a poco, se ha ido diluyendo, según Grupo Agroponiente, que espera que este sea un año en positivo para ambos productos.

Comparte

“La nueva situación ha obligado a todo el mundo a replantear cosas”, afirma Antonio Román, director de Negocio de Grupo Agroponiente, que destaca la “agilidad y normalidad” con la que han afrontado esta realidad. La empresa ha extremado las medidas de seguridad y desinfección, implementado el teletrabajo en los casos en los que era posible y diseñado nuevos turnos de trabajo en almacén; medidas que, en muchos casos, “han llegado para quedarse”.
La campaña de melón y sandía de Almería estaba, prácticamente, a la vuelta de la esquina cuando comenzó el Estado de Alarma en nuestro país y eso, cómo no, generó cierta inquietud en el sector. Con el paso de las semanas, el aumento de la demanda y los menores rendimientos de los cultivos como consecuencia de la climatología han permitido estabilizar la situación. “Creo que no va a ser una mala campaña, aunque otra cosa será el resultado general del año 2019/2020, que arrastra una posición de salida muy compleja para la producción”, explica Román, quien añade que sus previsiones de comercialización de ambos productos se mantienen inamovibles: 82 millones de kilos.

“Estamos convencidos de que nuestra sandía Kisy tendrá una gran demanda”

En cuanto a las nuevas tendencias de consumo, apunta al auge de los formatos pequeños, algo que, en cualquier caso, no está directamente ligado a la crisis sanitaria, sino que venía observándose desde hace varias campañas. Aun así, considera que este es un factor que contribuirá a mejorar el posicionamiento en los mercados de su sandía unipersonal Kisy, que afronta su “primer gran año”. Pero la novedad no es solo su tamaño, sino también su forma de consumirse, ya que se puede pelar como una naranja. “Es un producto que se adapta a las nuevas tendencias de consumo y estamos convencidos de que tendrá una gran demanda”, apunta.
En lo que respecta al melón, Grupo Agroponiente sigue apostando por la diferenciación gracias a sus marcas Bombón de Agroponiente y Dulce de Vega: “Es una estrategia que queremos seguir potenciando”. Preguntado sobre cómo podría afectar la merma de la economía familiar tras el COVID-19 al consumo de productos de calidad diferenciada, Román reconoce que esto es aún “una incógnita”. Lo único que tienen claro desde la firma es que “nuestra apuesta por la calidad no es discutible y vamos a seguir por este camino, adaptándonos a lo que venga sin renunciar a dar a nuestros clientes y el consumidor final el producto que demandan”.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link