Escribe para buscar

Un soplo de aire fresco para el productor. PEÑARROYA

La pasada campaña de melón y sandía se calificó como correcta a diferencia de las anteriores, que pusieron en jaque al sector por falta de rentabilidad. El ejercicio actual se arranca con un aire más renovado, ávido de buenos resultados confiando en su profesionalidad a la hora de ofrecer un buen producto, como sucede en la Cooperativa Nª Sra de Peñarroya.

Comparte

Tras recorrer algunas de las entidades que conforman la realidad productiva y comercial de Castilla-La Mancha, comprobamos que la sandía está tomando un creciente protagonismo. Esto es debido al mayor rendimiento que ofrece en campo y por tanto mejor rentabilidad al agricultor frente al melón, registrado en las últimas campañas, a excepción de esta última, donde todos coinciden en que los resultados fueron positivos.

Este panorama de recesión de la superficie del melón ha hecho que en las últimas campañas salgan a la luz nuevas variedades de esta cucurbitácea centradas en potenciar su carácter productivo. Pero, como manifiesta el presidente de la Cooperativa Nuestra Señora de Peñarroya, Ramón Lara, el riesgo aparece cuando dejan de lado aspectos tan fundamentales como el sabor, un bastión que ellos se aseguran en garantizar: “Seguimos trabajando con las variedades seleccionadas que ofrecen un intenso sabor porque ante todo nuestro objetivo es ofrecer a nuestros clientes calidad en nuestros productos”.

“Ante todo nuestro objetivo es ofrecer a nuestros clientes calidad”

En esa línea, produjeron en la pasada campaña 8.000 toneladas de melón y 3.700 de sandía destinadas principalmente al mercado nacional. A nivel internacional, comercializaron melón a sus mercados tradicionales en Europa como Francia y Portugal principalmente, pero también este año iniciaron una línea de trabajo en Polonia. La sandía de exportación, por su parte, se operó a través de otras empresas intermediarias.

Atentos a las demandas del mercado, la cooperativa está cultivando variedades de melón que se ajustan en mayor medida a la demanda exterior como el tipo Amarillo, pero su gran apuesta sigue siendo el tradicional Piel de Sapo.

Para esta campaña, mantienen su superficie de cultivo en melón y sandía prácticamente igual a la del año anterior y se muestran expectantes ante las buenas perspectivas que se prevén, siempre mirando al cielo para que la climatología les ayude a obtener un buen producto y altos niveles de consumo. Mientras tanto, apuestan por aplicar su buen hacer, buenas variedades y técnicas como la manta térmica para adelantar la campaña algunos días.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *