Escribe para buscar

“Quedan muchas dudas sobre el Brexit”. GREGAL S.COOP

Desde Gregal S.Coop valoran que el Gobierno británico haya pospuesto la entrada en vigor del certificado fitosanitario a enero de 2022, si bien insisten en que "hay que prepararse desde ya para este nuevo escenario".

Comparte
Gregal S.Coop lechuga

La lechuga es la tercera hortaliza más exportada por España y Reino Unido su tercer mercado en importancia, de ahí que la preocupación en el sector productor tras los primeros meses de Brexit esté más que justificada. “No estamos para nada adaptados a la nueva situación”, lamenta Felipe López, director gerente de la murciana Gregal. S.Coop, cooperativa con más de 40 años de experiencia y que, por suerte, cuenta desde 1996 con su propia filial en Reino Unido, Gregal UK.

Su director gerente reconoce que “aún quedan muchas dudas sobre el Brexit” y, aunque en su caso disponer de personal propio en destino supone una ventaja a la hora de resolver los problemas que puedan ir surgiendo, lo cierto es que “todavía existe una gran incertidumbre e inseguridad sobre cuestiones como la logística, al disponer de menos oferta, la falta de personal en aduanas o el aumento de costes burocráticos, con mayor documentación y procedimientos a realizar”. La buena noticia es que Reino Unido ha pospuesto la entrada en vigor del certificado fitosanitario a enero de 2022, algo que, desde Gregal, valoran de forma muy positiva, puesto que “retrasa las exigencias de nuevas obligaciones documentales que, sin duda, dificultarán más cada envío de mercancía”. Eso sí, “hay que prepararse desde ya para este nuevo escenario”, afirma su director gerente.

Las dificultades de esta nueva relación comercial con Reino Unido vienen a unirse a la continua falta de rentabilidad de la lechuga, que obliga a los productores a buscar una y otra vez fórmulas para ahorrar costes y hacer sus producciones sostenibles en todos los sentidos. En el caso de Gregal, fueron pioneros hace más de 20 años en la puesta en marcha de plataformas recolectoras para la confección de lechuga en el Campo de Cartagena, una tecnología que siguen perfeccionando para “conseguir una mayor productividad, rendimiento y calidad, a la vez que dignificamos el duro trabajo del campo e intentamos ser menos dependientes de una mano de obra cada vez más complicada de conseguir”.

Inicio de la campaña
Comercialmente, ha estado marcado por la evolución de la pandemia. Los nuevos cierres perimetrales y confinamientos en España y Europa, las restricciones a la movilidad y el cerrojazo al Horeca están limitando la salida comercial del producto español.

Desde un punto de vista agronómico, las lluvias de principios de enero y la posterior ola de frío provocaron importantes daños en los cultivos, ocasionando el retraso, e incluso la paralización, de las labores de recolección y, con ellas, el desabastecimiento de los clientes. Ahora, cuando hablamos con Felipe López en los primeros días de febrero, la situación ya ha vuelto a la normalidad, y la disponibilidad de producto está garantizada.

Innovando en plena pandemia
La cooperativa tiene previsto mejorar su capacidad frigorífica y mecanizar algunas líneas de procesado esta campaña. El año pasado, instalaron un nuevo calibrador para melón, además de robotizar las zonas de despaletizado y construir una nueva nave.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link