Escribe para buscar

¿Qué es y cuáles son las ventajas de la Agricultura sin Residuos?

Por Javier Arizmendi. Ing. Agropecuario. Gerente de Operaciones Zerya Producciones sin Residuos S.L.

Comparte

Durante los últimos dos o tres años ha resonado con fuerza el concepto de “agricultura sin residuos” o “agricultura residuo cero”. Son muchos los agricultores y los fabricantes de insumos que quieren o han conseguido alcanzar el nivel técnico requerido para sustentar ese
reclamo. Emprender ese camino no es sencillo y hay muchas dudas que flotan alrededor de ese concepto. Antes que nada, cabe hacer una explicación didáctica de los conceptos para poder referirnos a ellos con precisión y sin ambigüedad. Lo más sencillo es aclarar que “Residuo Cero” puede ser un término impreciso, primeramente porque toda sustancia que se utilice en la producción agrícola va a dejar algún tipo de residuo aunque sea inofensivo para la salud, y en segundo lugar porque tecnológicamente los métodos analíticos tienen un límite de detección, que por pequeño que sea, no se puede garantizar el cero absoluto.
Resulta más propio hablar de agricultura “Sin Residuos de Pesticidas”, que viene a aglutinar un concepto que utiliza toda una batería de tecnologías alternativas tanto preventivas como curativas previas a decidir utilizar un pesticida de síntesis, y cuando esto sucede, se sirve de aquellos pesticidas que tienen curvas de degradación efectivas durante el ciclo de cultivo y que a la fecha de cosecha o corte están por debajo de límite de detección considerado por la legislación que en Europa es de 0,01 ppm (Reglamento UE 396/2005 y todas sus modificaciones y Directivas 1999/39 CE y 2006/125 CE sobre Alimentación Infantil). Las tecnologías “sin residuos” son consideradas agricultura convencional y por lo tanto están permitidos los pesticidas y también la fertilización química, porque paralelamente al objetivo de producir sin residuos de pesticidas, está el de cumplir con los volúmenes y los parámetros de calidad que demanda el mercado de productos convencionales.
La agricultura sin residuos es un sistema productivo que puede certificarse, y ahí radica su principal ventaja, es un elemento de diferenciación muy poderoso que puede trasmitir muchos mensajes que apelan a los distintos intereses de los consumidores. El primero y más evidente es el mensaje de seguridad alimentaria e inocuidad, al ofrecer productos libres de residuos de sustancias perjudiciales para la salud, pero hay más mensajes que se pueden elaborar a partir de la certificación de agricultura sin residuos, como son: la eliminación de los residuos vertidos al medio ambiente, al suelo, al aire, a los cuerpos de agua y al impacto sobre la fauna silvestre; y otro no menos importante que es la posibilidad de reflejar la responsabilidad social al dotar a los empleados agrícolas de entornos más saludables, ya que reducen significativamente la exposición de los operarios a sustancias tóxicas. Una característica más de estos sistemas productivos es que mejoran la rentabilidad de los cultivos porque la racionalización de los tratamientos reporta una disminución de costes y con frecuencia unos mejores precios de compra y una mejora en los rendimientos.
Estos sistemas productivos van a transformar la agricultura convencional a corto y medio plazo, está quedando demostrado que producir racionalmente y sin residuos es posible y que la demanda potencial de estos productos es muy importante. El mercado europeo está entre los más exigentes del mundo y esta diferenciación encaja muy bien en las demandas e intereses de muchos grupos de consumidores.n

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *