Escribe para buscar

Proximidad y competitividad van de la mano. ONUBAFRUIT

Onubafruit marca la diferencia en el sector del arándano con el desarrollo de seis variedades propias que comenzarán a producir en 2021 y con las que amplía su ventana comercial, que a partir de ahora será de nueve meses.

Comparte

El arándano es un cultivo estratégico para Onubafruit, que inició su producción hace 15 años. Sólo en la última década, la cooperativa de segundo grado ha multiplicado su volumen de forma exponencial, pasando de 1.000 a 15.000 Tn, o lo que es lo mismo, el arándano representa ya el 30% de su facturación. Y continúa creciendo, aunque de forma controlada, con el objetivo de duplicar su producción en el plazo de cinco años, buscando siempre la diferenciación con respecto a sus competidores.
Su apuesta por esta berry es tal que, hace siete años que la firma puso en marcha su propio programa de desarrollo varietal, y ya ha dado los primeros resultados: seis variedades con las que Onubafruit marca un antes y después en este mercado, puesto que logra ampliar su ventana de producción durante nueve meses, de noviembre a finales de julio.

Aportamos un producto de más calidad y dotamos al sistema de mayor eficiencia, ya que acortamos la cadena.

“Gracias a estas nuevas variedades, podemos ofrecer producto durante más tiempo a nuestros clientes europeos”, explica Carlos Esteve, director comercial de Onubafruit, quien pone en valor, además, la importancia de esta producción de proximidad. Y es que, frente al arándano del Hemisferio Sur, que o bien viaja en barco –tiene unas cuatro semanas de tránsito- o bien en avión –con su consiguiente huella de carbono-, el onubense no solo aporta proximidad, y con ella frescura, sino que también se posiciona como un producto más competitivo. Asimismo, la firma se adelanta, una vez más, a las exigencias de la distribución, más preocupada ahora por la sostenibilidad de las producciones.
“Envasamos el arándano el mismo día que se recolecta y, en apenas dos o tres días, está en el lineal de cualquier supermercado europeo”, afirma Esteve y añade: “Aportamos una fruta de más calidad y dotamos al sistema de mayor eficiencia, ya que acortamos la cadena”. Todo ello se traduce en un producto más competitivo, que incluso puede llegar a manos del consumidor final a un precio más asequible, contribuyendo así a “aumentar la demanda natural”. Estas seis variedades cuentan, además, con el sabor, color, tamaño, postcosecha y productividad que demandan los mercados y los agricultores.
Y es que, en Onubafruit, no olvidan nunca la importancia de su masa social, de sus agricultores, con quienes colaboran codo a codo para impulsar no sólo la calidad de sus productos, sino también para perfeccionar todos los procesos en campo, de modo que sus producciones sean lo más rentables posibles.  Onubafruit prevé iniciar su producción la próxima campaña y, ya en 2022, aumentar sus volúmenes de arándanos.
Campaña actual
La climatología ha sido determinante en esta campaña para el arándano, hasta el punto de que ha reducido su producción en un 30% y, además, ha mermado la calidad de los frutos, reduciendo también los volúmenes comerciales. Esto, unido a los mayores costes derivados de las medidas de seguridad implementadas como consecuencia del COVID-19, ha hecho que ni siquiera el mejor precio obtenido por el arándano haya compensado las pérdidas.
Pese a todo, Esteve destaca la buena comercialización de la fruta durante la crisis sanitaria. La demanda ha superado a la oferta, y el hecho de que el arándano tenga en la gran distribución su principal canal de venta ha hecho que no se vea afectado por el cierre del canal Horeca o los mercadillos.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link