Escribe para buscar

Oportunidades comerciales para UE y Mercosur tras el nuevo acuerdo. RISE GROUP ME

Richie Santosdiaz, experto en comercio internacional y desarrollo económico. Jefe de estrategia de la empresa Rise Group ME (Dubai).

Comparte
Mercosur

El año pasado la Unión Europea (UE) y Mercosur (integración económica en Sudamérica de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay como miembros de pleno derecho) firmaron un acuerdo de libre comercio. Es un tratado entre los países componentes de los dos bloques económicos cuyas negociaciones se han llevado a cabo durante casi 20 años.

Si nos remontamos a la historia de América Latina y Europa, ambos continentes han sido socios desde el descubrimiento y la colonización del territorio americano. El comercio entonces entre las dos regiones era muy fuerte porque América Latina representó la tierra de oro para los europeos, no solamente por sus productos, sino también en el desarrollo del sector agrícola.

Durante años, y sobre todo después de la independencia de los países latinos, América Latina recibió millones de inmigrantes europeos, no solamente de España y Portugal sino también de casi toda Europa. Estos desarrollaron el comercio entre sus países de origen y sus nuevos países nativos.

Todo ello ha conllevado a que, hoy en día, exista una importante relación comercial entre América Latina y la UE. De ahí que la UE sea el tercer socio para América Latina y el Caribe, el primer inversor en comercio de productos entre las dos regiones por un importe de 225,4 billones € en 2018 y que además América cuente con una inversión extranjera directa (IED) de la UE de 784,6 billón € (2017). Pero con el desarrollo de otros mercados de destino para América latina como fue China, la influencia de la UE disminuyó en la región a nivel general. Así, en la actualidad, los tres principales socios comerciales de Brasil, el país con mayor economía de América Latina, son China con 64,2 billones de dólares, Estados Unidos con 29,1 $ y Argentina con 15 billones $. Países Bajos se encuentra en cuarto lugar con 13,1 billón $.

No hay duda de que, con el acuerdo de libre comercio entre las dos regiones, el sector de frutas y verduras cuenta con una nueva oportunidad para crecer en América latina. El acuerdo propone la reducción del 81% de las tarifas de importación de los productos agrícolas del Mercosur, incluyendo manzanas, peras, fruta de hueso, uva de mesa, y frutos secos. Otros productos como cítricos, arándanos y verduras verán una disminución gradual de las tarifas hasta el 0% en un periodo de cuatro a diez años.

Por su parte, los productos europeos también se van a beneficiar con el Acuerdo de libre comercio, como son el vino y el queso, y en general gran parte de la alimentación, además de los coches, las piezas de automóviles, los productos químicos, la maquinaria y la industria textil.

Fruta y hortaliza
– De la UE a Mercosur. Hasta la firma el año pasado, las exportaciones de frutas y hortalizas llegaron a alcanzar los 185 M € en 2015 y las 330.000 Tn. Países Bajos, España y Portugal eran los principales países exportando y Brasil era el socio comercial más importante con la recepción del 98% de todos los volúmenes. Las principales frutas y verduras exportadas eran peras, manzanas, ciruelas, kiwis, naranjas y frutas de hueso. Es importante destacar que la región de Mercosur es el segundo mercado de pera más grande de la UE.

– De Mercosur a la UE. Brasil representó el 60% de las exportaciones de frutas y hortalizas cuyos principales productos fueron limones, melones, manzanas y peras, ajo, uvas de mesa y otras especies exóticas durante 2016. El acuerdo aumentará la relación históricamente fuerte que mantienen Mercosur y la UE.

El Acuerdo:
– Reduce el 81% de las tarifas de importación de los productos agrícolas del Mercosur.

– Otros productos verán una disminución gradual de las tarifas hasta el 0% en un periodo de cuatro a diez años.

– Los productos europeos también se van a beneficiar en sectores como coches, piezas de automóviles, maquinaria, productos farmacéuticos, ropa y calzado, contratos públicos (empresas constructoras y de servicios), tecnología de la información, telecomunicaciones, transportes y otros.

– En el ámbito alimentario, se verán beneficiados vinos, bebidas espirituosas, no alcohólicas y productos lácteos, así como el reconocimiento de 357 denominaciones de origen protegidas en la UE.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link