Escribe para buscar

Ofrecer valor o sobrevivir

La falta de rentabilidad del sector del ajo está poniendo sobre las cuerdas a productores y comercializadores, quienes a pesar de ser conscientes de la necesidad de apostar por un producto diferenciado como el ajo morado, está mirando hacia el Spring como tabla de salvación.

Comparte

E

l sector del ajo no atraviesa un buen momento. Los negativos resultados que se repiten año tras año están poniendo en evidencia problemas estructurales del sector. No siempre la culpa la tienen las producciones de terceros países, pues la realidad es que los envíos de ajo chino a Europa están bajando. Es por tanto, el momento de reflexionar y de plantear cuál es la situación real para luego ofrecer soluciones.

El MAGRAMA presentó hace apenas un año el Estudio de la Cadena de Valor del Ajo, un informe donde lo más destacado fue la evidencia del alto diferencial de precios que existe entre origen y destino. Productores y comercializadores son conscientes de ello, y también de que deben dar pasos decisivos para reducirlo, ¿pero cuáles? “El Estudio nos anima a darle valor añadido al producto, pero ¿cómo hacerlo cuando apenas obtenemos rentabilidad?, se pregunta Antonio Escudero, presidente de ANPCA.

Así ha sucedido en esta última campaña. Las previsiones apuntaban a un buen ejercicio, sin embargo, sus resultados fueron malos. La falta de consumo provocó una ralentización de las compras por parte de los intermediarios europeos, y esto a su vez, creó nerviosismo en los agricultores ante la necesidad de vender sus cosechas. “Nos hacemos la competencia a nosotros mismos, bajando los precios hasta situarlos por debajo de los costes de producción”, apunta Escudero. Si a esto le sumamos las producciones de Francia e Italia, este último país ganando presencia en Europa con ajo español envasado por ellos mismos, podremos entender mejor la situación que vive el sector. “El contingente chino lleva varios años sin completarse. A los compradores europeos no les interesa comprar ajo asiático precisamente por esos bajos precios del producto español”, añade Escudero, quien a pesar de ello sigue considerando ese contingente una amenaza latente, más aún cuando el sector ha recibido recientemente la notificación de una ampliación de 12.375 Tn del contingente chino justificado por la entrada en la UE de Rumanía y Bulgaria.

 

 Auge del ajo Spring

Según datos facilitados por ANPCA, los costes de producción de una hectárea de Ajo Morado en La Mancha ascienden a 10.161 € (Datos campaña 2013/2014). Con una producción media de 8.000 kg por hectárea, tenemos un coste que se sitúa en 1,27 €/kg. Una cifra muy superior a la cotización  que el agricultor ha recibido por su producto, que ha rondado los 0,90 €/kg en el mejor de los casos.

Esta falta de rentabilidad está llevando al agricultor a apostar por el ajo Spring, con un rendimiento por hectárea muy superior y por tanto unos costes más reducidos que el morado. “Además, los precios en destino del Ajo Morado deberían ser al menos un 30% superior al Spring, y sin embargo cada vez están más próximos. Esto está llevando a aumentar la superficie de cultivo de este último, y a mi entender, es un error. Sólo con un producto diferenciado y único, podremos competir en los mercados”, argumenta Escudero.

Conscientes de todas estas cuestiones, aunque también de las dificultades a la hora de solucionarlas, desde ANPCA reclaman una mayor unión del sector. Solo así, podrán defender mejor los productos ante los intermediarios, ofrecer valor añadido, presentarse con una voz única ante las administraciones nacionales y europeas, y luchar por una homogeneización en materia fitosanitaria y medioambientales.w

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link