Escribe para buscar

“Nuestro objetivo es la sostenibilidad global”. BIO CAMPOJOYMA

Francisco Jesús Montoya Sánchez, fundador y gerente de BIO CAMPOJOYMA.

Comparte

Hace 17 años, Francisco Jesús Montoya inició un camino sin retorno. Hoy echa la vista atrás y se reconforta al ver cómo la sostenibilidad y el respeto por la tierra se han convertido en el sostén de más 700 familias a las que emplea Bio Campojoyma.

Recuerda con mucho orgullo que fue su abuelo Pepe quien puso el primer cultivo en Níjar (Almería), y de él, acompañándolo día tras día, aprendió Francisco Jesús los principios básicos de la agricultura. El reconocimiento como Influyente 2021 es la recompensa a una vida dedicada al campo, que quiere agradecer “a todo el sector” y compartirlo con “todos los que trabajan en Bio Campojoyma”. Más que por su visibilidad, considera que su elección ha podido ser el resultado de su carácter de pionero en la agricultura bio.

En 2004, Francisco Jesús trabajaba en la producción de hortícolas, pero quiso evolucionar y dar el salto a la comercialización, aunque con un modelo diferente. El compromiso con la sostenibilidad no era un concepto nuevo para él, por lo que decidió fundar la empresa de frutas y hortalizas ecológicas. Comenzó con los productos básicos (pimientos, tomate, pepino y calabacín) bio y fue ampliando la gama en función de las necesidades y oportunidades que percibía en sus viajes por Europa. “Pero no sólo quería crear una empresa que lograra la certificación ecológica, siempre le he dicho a mi gente que debemos ir más allá”, comenta el fundador de Bio Campojoyma, quien materializa ese “más allá” no solo siendo una empresa sostenible, sino fomentando la biodiversidad y convirtiendo sus fincas en auténticos ecosistemas de flora y fauna.

“TENER INICIATIVA Y DECISIÓN ES MÁS IMPORTANTE QUE EQUIVOCARSE”

“Hemos llegado a ser líderes en la producción de hortalizas ecológicas gracias al ADN que he impreso a la compañía y a un equipo maravilloso”, afirma, aunque reconoce que no ha sido fácil. La clave, según Montoya, es seguir con la misma ilusión del primer día y tener visión para anticiparse a las demandas del mercado.

Su equipo, su gente como él los define afectuosamente, es responsable también del éxito. Todos ellos se caracterizan por la motivación, ilusión, perseverancia y superación. Montoya, por su parte, les trata de inculcar también la importancia de tener iniciativa y decisión, cualidades más trascendentales que equivocarse, “siempre que logres aprender de los errores y resurgir con más fuerza y sabiduría de ellos”. Asimismo, aprovecha para destacar el protagonismo de las mujeres dentro de ese equipo, ya que ocupan el 75% de los puestos de trabajo, incluyendo los cargos directivos.

Es optimista respecto al futuro y, de hecho, piensa que, a medida que aumente la concienciación, lo hará también la demanda. “Es cuestión de tiempo y de que el consumidor valore que, si un producto bio tiene un coste más elevado, es porque requiere mayor esfuerzo”.

Concluye acordándose de su abuela Carmen, junto con su abuelo, uno de sus referentes, y que le enseñó lo más importante en esta vida: ser buena gente.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link