Escribe para buscar

Menos puntos de venta y frecuencia de compra. DELEITE GRANA

La incertidumbre es la tónica general en el sector de la cereza del Valle del Jerte, que, como apuntan desde Deleite Grana, afronta una campaña con costes más elevados y sin saber si podrán comercializar su fruta.

Comparte
Deleite Grana

Poco ha durado el buen sabor de boca dejado por la campaña pasada en el sector de la cereza extremeña. Los menores volúmenes de producción en zonas competidoras hicieron que el de 2019 fuese un buen ejercicio para el Valle del Jerte y, de hecho, empresas como Deleite Grana hacen un balance “positivo y satisfactorio”, como apunta su gerente, Jesús Martín.

Meses después, con la nueva cosecha a punto de empezar, la situación es bien distinta: la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 no solo supone una amenaza antes de que se recolecten las primeras cerezas a principios de mayo por la falta de mano de obra, sino también para su comercialización. “Los puntos de venta se han reducido, así como el número de clientes”, lamenta Martín, quien apunta a un factor más que puede marcar la campaña: “La frecuencia de compra de la mayoría de los consumidores se ha reducido a un día a la semana”. Esto implica que, aunque compren cereza, no lo harán en las cantidades habituales.

“Es muy difícil conseguir EPIs y, además, su precio se ha disparado”

Pese a todo, se muestra cauto y esperanzado en que, con el paso de los días, la situación evolucione y, poco a poco, se recupere la normalidad perdida en estos tiempos de confinamiento. Mientras tanto, se preparan para afrontar un ejercicio sin precedentes en el que la seguridad de sus empleados cobra más importancia que nunca.

En este sentido, el gerente de Deleite Grana explica que han extremado las precauciones en campo y almacén, adaptando sus instalaciones a las nuevas circunstancias para evitar el contagio. Llegado a este punto, pone el foco en un gran problema para el que, a pocas semanas del inicio de la campaña –hablamos con él a mitad de abril-, no han encontrado solución: “La dificultad para conseguir EPIs y el precio altísimo de estos equipos, que se ha disparado”.

Y este es solo uno de los muchos costes adicionales que debe afrontar el sector en esta campaña y que, como siempre, tratarán de trasladar al precio final del producto. Ahora bien, todo dependerá, finalmente, de la evolución del mercado, que será quien decida si asume estos costes extra o no.

Preguntado por cómo afrontan la campaña en este contexto, Martín insiste en la “incertidumbre” que reina no solo en origen, sino también en sus distintos mercados de destino, donde, por ejemplo, el consumo de fresa –producto similar a la cereza- ha caído en picado. Por todo ello, no se aventura a hacer pronósticos y solo pide un deseo: “Que el tiempo acompañe y podamos recolectar y comercializar toda la fruta”.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link