Escribe para buscar

La zanahoria ecológica está de moda. Hortícola Flora

Hortícola Flora puso en marcha sus instalaciones de lavado y manipulado de zanahorias bio en plena pandemia y aun así logró cerrar 2020 con una producción de 10 millones de kilos, que distribuye a embolsadores de Reino Unido, Francia o Alemania, entre otros.

Comparte

Nadie dijo que los comienzos fueran fáciles y el caso de Hortícola Flora es un buen ejemplo de ello. Desde 2014, esta empresa con sede en Arcos de la Frontera (Cádiz) se ha dedicado a la agricultura ecológica, si bien sería entre 2018 y 2019 cuando construyó unas instalaciones de 4.000 m2 para el lavado y manipulado de zanahorias ecológicas que iniciarían su actividad el 16 de marzo de 2020, el año que nos cambió la vida a todos. El COVID-19 y las medidas higiénico-sanitarias para contener la pandemia, unidos al reciente incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) dispararon los costes de producción hasta cifras que Manuel Ayllón, gerente de Hortícola Flora, no quiere ni recordar. Aun así, se muestra optimista y hace un balance positivo de su primer año en el sector: “Tenía toda la producción comprometida con mis clientes y el precio fue el adecuado”.

Cultivan 350 hectáreas en la franja que une Sanlúcar de Barrameda, Jerez de la Frontera, Arcos de la Frontera y Villamartín. Se encargan de la siembra, recolección, lavado y embolsado de la zanahoria en sacos de 1.000 kilos (big bags) con los que proveen a grandes embolsadores de Reino Unido, Francia y Alemania, principalmente. Y desde ahí, su producto llega a los lineales de supermercados como Edeka, Aldi, Lidl o Mark & Spencer, entre otros muchos. Solo la pasada campaña comercializaron 10 millones de kilos.

Cuando hablamos con Ayllón a mediados de marzo, prácticamente, acaban de iniciar la nueva campaña, que se prolongará hasta mitad de julio. A priori, sus expectativas para este segundo ejercicio podrían parecer muy alentadoras: “Los precios, hasta ahora, son similares al año pasado”. Sin embargo, la climatología del invierno ha complicado el desarrollo de los cultivos, que podrían ver mermada su producción. Además, el exceso de lluvias ha repercutido en el calibre de la zanahoria, hasta el punto de que “hay un porcentaje importante de producto que no alcanza las especificaciones mínimas del mercado”.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link