Escribe para buscar

“La uva española lleva el Sabor por bandera”. UVAS FERRANDIZ

Es una realidad que conocen bien en Uvas Ferrándiz y que se esfuerzan en demostrar a todos los mercados a los que exportan, con el objetivo de otorgarle a su uva el valor que se merece. En esta línea, este año diversifica su gama de productos ofreciendo vino tinto de la variedad Monastrell.

Comparte

Tras una campaña marcada por el pedrisco, que afectó negativamente a la calidad de la uva depreciando su valor en los mercados, se espera una menor producción pero con una fruta excepcional para este ejercicio. Esto representa todo un aliciente para un sector que atraviesa cada año numerosas dificultades por su absoluta dependencia de las condiciones climáticas. Pese a ello, la empresa Uvas Ferrándiz pudo mantener un precio digno de su producción en los mercados, gracias a su potente estructura comercial, que se fortalece cada año a nivel internacional.

Así, sus cerca de 400.000 Kg de uva producida, mayoritariamente de la variedad Aledo, se destinan a los principales mercados europeos, tales como Francia, Alemania, Holanda e Italia. Su gerente, José Antonio Ferrándiz, nos desvela en una de sus fincas el secreto de su éxito: “Trabajamos de forma directa con el cliente y le ofrecemos un producto de primerísima calidad como es la uva española, diferenciada por su excelente sabor, de gran dulzor frente a la de otros orígenes”.

En este sentido, juega un papel esencial el marchamo de la D.O. Uva de Mesa del Vinalopó, que le confiere con su sello una importante diferenciación en los mercados. “Un proyecto prácticamente paralizado por la falta de ayudas por parte de la Administración”, señala. Pero desde la entidad apuestan por desarrollar otro tipo de iniciativas que le ayuden a rentabilizar el negocio al máximo. Diversificación comercial Uvas Ferrándiz ha decidido diversificar su producción de uva y desarrollar su propio vino en la búsqueda de la máxima rentabilidad. Un vino procedente de la variedad mediterránea Monastrell, autóctono de esta zona de producción. Son cepas nacidas en la austeridad de las montañas que presentan tallos, racimos y pieles gruesas, que resisten la sequía y las heladas, otorgándole un matiz alejandrino.

El resultado es un vino tinto con coraje que merece el nombre de Espartano porque comprende a la uva más fuerte, “que ha sobrevivido para desafiar a los sentidos”, concluye Ferrándiz, animando a sus clientes de fresco a probar la primera cosecha durante esta campaña.

Podrán conocer este proyecto y su producción en el stand 7B06 de la feria Fruit Attraction donde estarán presentes.

Share and Enjoy !

0Shares

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *