Escribe para buscar

La sostenibilidad es rentable a medio y largo plazo

Hablar de sostenibilidad en berries es citar a Hortifrut, como ponen de referencia desde WWF Doñana. La empresa onubense ha sabido diferenciarse y aportar un valor añadido con una visión de sostenibilidad al entorno que le rodea.

Comparte

No es casualidad que la colaboración entre Hortifrut, plataforma de negocios líder mundial en berries, y Atlantic Blue, uno de los líderes en la producción y comercialización de berries en Europa y Norte de África, tenga ya más de 20 años de trayectoria, porque además de una estrecha y fructífera relación comercial, que ha desembocado en la adquisición e incorporación de Atlantic Blue en Hortifrut, comparten una arraigada mentalidad sostenible en toda su estructura. Esto ha llevado a convertirlas en referentes de sostenibilidad en berries.

Ejemplo de ese ADN es el área de Sostenibilidad Corporativa de la compañía, que es la encargada de definir la estrategia de sostenibilidad para todas las filiales, y desde donde se asume la responsabilidad de medir y gestionar los impactos ambientales, sociales y de gobierno de la empresa, teniendo así indicadores medibles y proyectables, para poder comprometer metas a corto, medio y largo plazo.

Pero, ¿cómo miden esa sostenibilidad? Para ello utilizan la herramienta de medición elaborada por B Lab (empresa auditora internacional sin ánimo de lucro que certifica a las empresas que cumplen altos estándares de desempeño social y ambiental, responsabilidad y transparencia), llamada ‘Evaluación de impacto B’, a través de la cual se miden todos los impactos de la empresa en 5 áreas: medio ambiente, colaboradores, gobernanza, comunidad y clientes. En el caso de Hortifrut, está certificada bajo los parámetros de esta herramienta la subsidiaria de Chile y tienen hecha la medición de las filiales de Perú, México y Brasil. El desafío para 2024 es certificar a toda la compañía como una BCorp.

Para llegar a incorporar la sostenibilidad como filosofía de vida en la empresa, esta debe instalarse de forma transversal en toda la organización y sus filiales, debe ser un pilar estratégico y, como tal, está apoyada e impulsada por directores, ejecutivos y todos los colaboradores. El objetivo es generar un compromiso y entendimiento de forma que el negocio sea sostenible en el tiempo, que genere un impacto positivo, con visión de futuro, reconociendo la realidad climática, entendiendo todo lo que hay que hacer para el ecosistema y comprometiéndose con las comunidades, los colaboradores, los clientes y proveedores.

Para Hortifrut la sostenibilidad implica innovar de forma permanente, buscar nuevas formas de hacer las cosas para desarrollar el negocio, generando a la vez un impacto positivo. En ese sentido, trabajan intensamente en la eficiencia de los procesos productivos, contemplando una conciencia en la racionalización de los recursos y de los insumos, disminución en el consumo de energía y minimización de los residuos y desechos.

Uno de los debates que se abre frente a la sostenibilidad es la rentabilidad, puesto que supone, como comentaban desde Hortifrut, una inversión necesaria para innovar constantemente. Pero la compañía la contempla a medio y largo plazo, y no solo desde el plano económico, sino también teniendo en cuenta las variables social y ambiental, lo que a su vez permite generar un valor que es reconocido por los clientes, consumidores, inversores, etc.

Felipe Fuentelsaz, responsable de agricultura en la oficina de WWF en Doñana, citaba a Hortifrut como ejemplo de sostenibilidad dentro de un sector que siempre está en el centro de la polémica por el uso del agua. Hortifrut agradece las palabras y confirma que es un trabajo que hacen todos, como equipo con una misión común, algo que debe ser extensible a todo el sector de berries para minimizar el impacto, aprendiendo unos de otros. En la compañía se esfuerzan por abordar algunos desafíos como es el uso sostenible del agua, lo cual es posible promoviendo acciones colectivas, reflejándose en el uso eficiente de los recursos hídricos y energéticos, potenciando la biodiversidad en los suelos, promoviendo el consumo de alimentos más sostenibles, entre otras.

Por otra parte, las empresas del sector agrícola deben ser capaces de manejar los riesgos asociados a las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), además de estar preparadas adecuadamente para futuras políticas nacionales e internacionales relacionadas con el cambio climático. Las empresas sostenibles más fuertes ofrecen mayor valor e impacto positivo para la sociedad y medio ambiente, además del fortalecimiento de la capacidad de innovación y diferenciación.

Para incorporar la sostenibilidad en la empresa esta debe instalarse de forma transversal

 

Acciones directas de Hortifrut para gestionar de manera sostenible el uso del agua:

• Mejora en las infraestructuras de riego y optimización de los recursos hídricos.
• Implementación de monitoreo de precisión (sondas de humedad, seguimiento nutricional, estaciones meteorológicas) para controlar las necesidades de agua.
• Cambios en las prácticas de riego.
• Evaluación de riesgo hídrico en la finca.
• Implementación de barreras vegetales (setos, cubiertas vegetales).
• Formación de los agentes implicados en innovación y eficiencia en el uso del agua.
• Investigaciones sobre las necesidades hídricas del cultivo.

 

5 ejes sostenibles de Hortifrut

1.Huella de carbono y cambio climático: comprometidos a identificar, medir y mitigar los efectos de los GEI.
2.Agua: medir y optimizar el uso eficiente y sostenible de los recursos hídricos.
3.Comunidad: generar un impacto positivo en nuestras comunidades locales.
4.Packaging sostenible: desarrollar y comercializar envases que aporten al desarrollo de una economía circular.
5.Energías renovables: evaluar e implementar iniciativas de energías limpias.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *