Escribe para buscar

“La responsabilidad social, en el centro de nuestras preocupaciones”. PINK LADY

La manzana Pink Lady® no solo persigue la máxima calidad con una producción sostenible, sino también que cuide a su entorno social.

Comparte
Pink Lady

Las marcas fidelizan al consumidor porque garantizan que el producto cuenta con una calidad que cumple con sus expectativas. Y no se consigue si no existe una diferenciación en el mercado y una producción controlada. Son los aspectos en los que se ha basado el desarrollo de la manzana Pink Lady®, que representa uno de los principales referentes de marcas de fruta a nivel internacional gracias a la creación de la Asociación Europea Pink Lady®, hace ya más de 20 años.

La diferenciación de Pink Lady® viene marcada por sus cualidades organolépticas, como su gran sabor aromático, equilibrio perfecto entre dulzura y acidez, carne/pulpa jugosa crujiente y atractiva coloración, que sigue un modelo único de producción y comercialización con un sistema que garantiza un precio justo para el agricultor, el intercambio de conocimientos y una fruta de calidad premium a través de estrictas especificaciones y control.

Todas estas características son altamente apreciadas por los consumidores y muestra de ello es el volumen de comercialización alcanzado en la última campaña 2017/2018, de unas 177.000 Tn. Alemania (50.000 Tn), Reino Unido (30.000 Tn) y Francia (22.000 Tn) son sus principales mercados y en países como Bélgica, Países Bajos y España (+de 7.000 Tn +17%), Pink Lady ha experimentado un importante crecimiento en ventas. Para 2025 espera alcanzar las 275.000 Tn. Tras este objetivo, Pink Lady® continúa con una estrategia de captación de nuevos consumidores con un potente e innovador plan de marketing y una atención de calidad estricta.

Compromiso social y medioambiental
Esta campaña también ha estado marcada por el compromiso que ha adoptado la Asociación en lo que a responsabilidad social se refiere, con numerosas acciones: el día Pink Lady®, Pink Lady® Talents, el programa Bee Pink, la presencia en la Feria Internacional de Agricultura de París y la movilización de numerosos profesionales y expertos en los grupos técnicos de producción bio. Además, cuentan con un enfoque de producción responsable: el 100% de los productores europeos de Pink Lady® están certificados en GLOBAL GAP o en Producción Integrada, que respeta la biodiversidad y combina prácticas convencionales y soluciones naturales extraídas de la agricultura ecológica.

“Todos estos valores, iniciativas y garantías cumplen con las expectativas de responsabilidad social de nuestros consumidores y marcas asociadas, y ahora, más que nunca, están en el centro de las preocupaciones de la marca”, comentan desde la firma.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *