Escribe para buscar

“La fruta es un commodity que debemos dignificar”. TANY NATURE

En guerras de precios solo hay perdedores, de ahí que, en Tany Nature, aboguen por poner en valor su producto, ligado a la tierra y garante de la vida en el mundo rural.

Comparte

¿Sabían que la fruticultura genera 1,5 puestos de trabajo por cada hectárea cultivada? Solo en Extremadura existen actualmente en torno a 24.000 hectáreas, 2.800 de ellas cultivadas por Tany Nature. “Nuestra actividad contribuye a fomentar la economía local”, afirma su responsable de Marketing, José María Naranjo, y apela directamente a la conciencia del consumidor: “Cada persona que consume nuestros productos está contribuyendo a evitar la despoblación de las zonas rurales”.

Esta sostenibilidad social es uno de los pilares que sustenta el desarrollo de Tany Nature; el segundo es la sostenibilidad medioambiental, que logran gracias el uso eficiente de los recursos naturales, minimizando el impacto de su actividad en el entorno.

Cuando prácticamente toda Europa lamenta las pérdidas ocasionadas por las heladas en las distintas producciones de fruta de hueso, Naranjo reconoce que Extremadura es “la zona más privilegiada”. Hasta la fecha -hablamos con él a principios de mayo-, la climatología ha sido la idónea para garantizar la mejor calidad visual y organoléptica de la fruta, de ahí que confíe en que esta puede ser una campaña en positivo para el sector. Pero no todo son buenas noticias.

“No puede ser siempre el mismo eslabón de la cadena el que soporte los mayores costes”

En apenas un año, las empresas han tenido que asumir una subida de los costes salariales del 38% que, unida al 18% de incremento de los gastos en insumos, dificultan su día a día. “No puede ser siempre el mismo eslabón de la cadena el que soporte estos mayores costes”, lamenta, y aunque desde Tany Nature intentan repercutirlo, al menos en parte, en el precio final de su producto, “sigue faltando concienciación por parte del resto de la cadena”.

¿Guerra de precios?
Nadie puede salir ileso de esta batalla y, si algo tiene claro Naranjo, es que, cuando se sacrifica la calidad en pos de un menor precio, “el final es trágico”; es más, “el precio se olvida, pero la calidad perdura en la mente del consumidor”. En este sentido, insiste en el acierto que ha supuesto el arranque de frutales que no se ajustaban a las demandas de los consumidores -6.000 hectáreas en apenas dos años en toda España- y cuyos volúmenes no hacían más que restar fluidez al mercado.

Para Naranjo, hay que encontrar el perfecto equilibrio entre calidad y un precio asequible para el consumidor: “La fruta es un commodity, pero debemos dignificarla”. Y, sobre todo, “no podemos permitir que, en el momento de mayor innovación genética en variedades, los consumidores digan que la fruta no sabe a nada”.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link