Escribe para buscar

La era del sabor. PROVEDO

Recuperar la competitividad perdida por la fruta de hueso pasa por ofrecer al mercado variedades de gran calidad gustativa, una extensa vida útil y, además, disponibles todo el año.

Comparte

La oferta de fruta en los lineales es cada vez mayor y, en muchos casos, se ha roto incluso la estacionalidad. Si a esto le añadimos sabor, una asignatura pendiente en fruta de hueso, el resultado es el descenso de su consumo, ya que no satisface a los consumidores. “Se ha plantado mucho fruto atractivo a la vista pero que no sabe a nada y esto penaliza notablemente a la fruta de hueso frente a sus competidores”, lamenta Luis Aliseda, director técnico de Viveros Provedo S.A., quien añade que, para revertir esta situación, “debemos iniciar la era del sabor”.

En este contexto, el reto está en posicionar en los mercados una fruta de alta calidad gustativa y larga vida postcosecha, de modo que se permita el intercambio entre los dos hemisferios y, por tanto, “llenar el lineal de fruta de hueso rica de comer durante todo el año”. La globalización es una oportunidad y, por ello, es clave romper la estacionalidad.

En este sentido, Viveros Provedo S.A. sigue desarrollando su programa de mejora genética Extreme® para ofrecer una fruta de gran calidad, sabor y atractiva visualmente que, además, pueda mantenerse en el lineal durante el mayor tiempo posible sin perder ninguna de estas propiedades. Para ello, han ampliado su área de selección de materiales, llevando el breeding a Huelva y Murcia; además, una vez cuentan con preselecciones, simulan viajes de larga distancia para testar su postcosecha, de modo que sus variedades mantengan siempre un gran sabor tras el trayecto. “Con este desarrollo, hemos extendido la fruta de alta calidad a diferentes partes del mundo con materiales que tienen una larga vida postcosecha, dando la posibilidad al sector de intercambiar fruta entre los mercados de los dos hemisferios”, explica Aliseda.

Sus variedades de alto sabor permiten, de este modo, la producción en Europa de abril a octubre, pero también en el norte de África, Sudáfrica, Chile, Argentina, Australia y Nueva Zelanda. Tanto es así que, Aliseda afirma que “el calendario de líneas de alto sabor Extreme® queda cerrado y la producción de fruta de hueso puede ser continua en todo el mundo”.
Atractivo visual, sabor y postcosecha son, por tanto, los factores clave para fidelizar al consumidor, garantizando así la repetición de compra. Si a ello unimos la desestacionalización del producto, la fruta de hueso podrá competir en igualdad de condiciones con otras frutas.

 

Líneas de investigación
Variedades con alta vida en frío.
Postcosecha superior a 30 días manteniendo el sabor.
Incrementar los productos que se pueden intercambiar entre hemisferios.
Variedades ‘a la carta’, según zonas, calendario y venta comercial.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *