Escribe para buscar

La calidad, la única garantía de éxito. FUENTE EL PINO

Para no caer como una ficha de ajedrez, en el tablero de juego del sector de la cebolla y el ajo, es necesario revalorizar la calidad que caracteriza a la producción española. De este modo logran triunfar empresas como Fuente El Pino.

Comparte

Situada en el Valle Medio del Guadalquivir, en la Campiña de Córdoba, visitamos las instalaciones centrales de la empresa Fuente El Pino, en Santaella. Constituye uno de los referentes del sector de la cebolla y el ajo con una producción de 24.000 y 3.000 toneladas respectivamente y una superficie total de 500 hectáreas. Un volumen que cada año van ampliando progresivamente, lo que representa un modelo de desarrollo ejemplar teniendo en cuenta la crisis que viene atravesando este sector en las últimas campañas.

Como bien sabemos, estos años la falta de rentabilidad ha sido la protagonista, en el ajo derivada en gran medida por la competencia del producto procedente de China, que ha entrado en nuestros mercados superando el cupo permitido de forma ilegal, y en la cebolla por la competencia holandesa y de la producción europea en general. Pero en ambos casos coinciden en que su gran calidad no se ha sabido poner en valor en los mercados.

Así lo manifiestan desde Fuente El Pino, donde su gerente, Pepe Rey, añade: “El agricultor también tiene un papel importante en esta situación ya que él es el primero que no pone en valor su producto; asimismo, también la climatología afecta al menos al 50% del desarrollo de la campaña”.

En todo esto, la política actual de los supermercados entra en juego con su apuesta por el granel y el producto fresco, determinando la forma de trabajar de los operadores del sector que reciben un mayor número de pedidos más pequeños para tener una mayor rotación del producto. Toda una coyuntura a la que ha sabido adaptarse perfectamente Fuente El Pino, que es capaz de suministrar producto durante los 12 meses del año, adaptándose a la demanda del cliente en todo momento, y sobre todo anteponiendo la calidad. En este sentido, su hermano y socio, Francisco, aduce: “Somos conscientes de que nuestra baza diferenciadora radica en la alta calidad de nuestras producciones y nosotros trabajamos siempre apostando por ella”.

Para obtenerla, por una parte, la firma continúa realizando inversiones en la ampliación de su almacén con la construcción de 5.000 m2 con nuevas cámaras frigoríficas y, por otra, apostando por variedades de gran conservación, calibre, firmeza y sabor en cebolla y por la excelencia del Ajo Morado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *