Escribe para buscar

La caja de madera de un kg, su carta de presentación. TASEMAR

La empresa familiar Tasemar mantiene su posicionamiento en los mercados gracias a su especialización en formatos de cuidada presentación y con productos de calidad.

Comparte

Cuando publicamos este especial de Berries cada año en marzo, sin duda aparecen en nuestras páginas las grandes empresas referentes de la provincia de Huelva e importantes cooperativas de segundo grado que se han ido formando en estos últimos años, pero además, también queremos servir de plataforma de representación de aquellas entidades de carácter familiar que continúan teniendo un peso específico y que trabajan por estar a la altura y por mantener su pequeño nicho de mercado. Firmas que también conforman la realidad fresera de Huelva. Así pues, en este pasado mes de febrero visitamos las instalaciones de la empresa Tasemar en Rociana del Condado, donde nos reunimos con su gerente, Ana Pérez Soto, perteneciente a la tercera generación de la firma, todo un ejemplo de lo que hemos dicho anteriormente y donde cada miembro de la familia es responsable de un departamento.

En su despacho, donde solo le acompaña una persona de administración, conocemos que en su objetivo a largo plazo solo desean seguir manteniendo su fórmula de negocio, centrada en un servicio cercano al cliente y la oferta de una fruta de calidad cuidada y garantizada. Es así como han estado trabajando desde hace más de 40 años y así lo quieren seguir haciendo.

Francia es su mercado principal, donde comercializan con éxito su principal producto del que se sienten muy orgullosos: la caja de fresones de 1 kg con una selección especial y una sola tanda de producto, que permite percibir el color, tamaño y aroma de toda la fruta. “Nos hemos especializado en este formato que tiene una gran acogida entre nuestros clientes porque nos preocupamos en seleccionar la mejor fruta, que recibirán directamente desde el campo, con certificado Global Gap”, declara la gerente. Siguiendo el mismo método, también disponen de una caja de madera de ocho tarrinas de 500 gramos. En total, producen un millón de kg de fresa en sus 21 hectáreas de cultivo, donde Fortuna y Rociera son sus grandes apuestas. Como novedad, han decidido diversificar su producción con frambuesa.

Frambuesa
Tras el objetivo de poder fidelizar a su personal más cualificado para sus campañas, han decidido apostar por este cultivo para garantizar el trabajo de estos temporeros durante casi los doces meses. Así, han introducido las variedades Amira y Qwanza, de las que obtendrán resultados esta campaña.
Sin duda, una estrategia que les ayuda a seguir adelante en este sector cada día más potente, en el que resulta complicado diferenciarse, pero que con esfuerzo y dedicación sí lo están logrando.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *