Escribe para buscar

La atomización, un problema añadido. FRUTARIA

En Frutaria están “expectantes” ante el inicio de la campaña de fruta de hueso, que puede verse favorecida por la menor producción en España e Italia, así como por la inercia en el consumo tras una campaña de cítricos histórica.

Comparte

“No todo debe ser malo”, afirma Carlos Echeveste, director comercial de Frutaria, cuando le preguntamos cómo afrontan la campaña de fruta de hueso. Evidentemente, el COVID-19 dibuja un escenario totalmente desconocido para el sector y que podrá influir en el consumo de fruta de hueso por parte de un consumidor confinado y que ha reducido, por tanto, su frecuencia de compra.

Aun así, hay motivos para estar esperanzados en la campaña. “La fruta de hueso comienza tras una campaña histórica en cítricos y muy buena también en pera”, afirma Echeveste, quien explica que “venimos de unas semanas muy positivas de ventas de naranjas, mandarinas, pomelo, limón, pera y manzana”. A ello hay que añadir una menor producción en España como consecuencia de los arranques y también en Italia, donde las heladas han provocado daños en la fruta.

Para el director comercial de Frutaria, la sobreproducción continúa siendo uno de los grandes problemas del sector español, pero no el único. “También existe una excesiva atomización” que, en muchos casos, deja a los productores a merced del mercado. Precisamente por ello, considera que el sector debe “salir del modelo actual” y aplaude movimientos como alianzas, bien por la entrada de fondos de inversión o acuerdos comerciales para afrontar mercados en cooperación, o bien por el modelo de clubs restringidos a un cierto número de socios que trabajan determinados productos en exclusividad.

“ El sector debe salir del modelo actual considerando alianzas, modelos de inversión o acuerdos comerciales”

Y es que los productores nacionales no pueden perder de vista que el de la fruta de hueso es ya un mercado globalizado, en el que, por ejemplo, la mejora de las conexiones marítimas permite posicionar un buen producto chileno en los inicios de la campaña española. “Es una realidad con la que debemos jugar y con la que los clientes también juegan: ofrecer lo mejor durante el mayor tiempo posible al precio más adecuado”, insiste Echeveste.

Líneas de mejora propias
Las líneas de mejora de la firma van encaminadas a cumplir con los requerimientos del productor, la central de confección y el consumidor, que busca sabor durante todo el año y penaliza las malas experiencias organolépticas. Para Echeveste, “de nada sirve tener una variedad muy buena agronómicamente si no tiene el favor del público”, del mismo modo que tampoco tiene sentido contar con una variedad valorada por el consumidor y sea muy compleja de producir.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link