Escribe para buscar

Innovación constante para ser exclusivos. BEJO

Bejo Ibérica destaca por su carácter innovador a la hora de lanzar al mercado variedades de lechuga originales y sabrosas, como Oakus (hoja de roble) y Iollo Biondona

Comparte

El consumidor de lechugas exige cada vez más un producto exclusivo y original con el que elaborar sus ensaladas. Ante esta realidad, Bejo Ibérica responde con sus dos variedades, Oakus y Iollo Bionda, donde el color, el dulzor y la textura son el sello diferenciador. En Oakus (hoja de roble) destaca su colorido variado e intenso y su textura tierna, mientras que la Iollo Biondona, ofrece un sabor inigualable.
Bejo Ibérica trabaja con variedades que permiten su cultivo durante todo el año. En este sentido, esta compañía tiene una posición importante dentro de los mercados con su amplia gama en Babyleaf, con la que ofrecen un gran número de variedades dependiendo de factores como intensidad de color, tipo de hoja o textura.
En esta apuesta por la continua innovación, la casa de semillas ya nos sorprendió a todos en Fruit Attraction con su nueva marca ‘Sweet 4 U’. Bajo este sello, ofrecen al consumidor una amplia gama de lechugas sabrosas y dulces, a las que quieren incluir poco a poco otras, como la tipo Iceberg.
Así mismo, realiza una selección en función al nivel de resistencia que presenten sus lechugas, con el objetivo de garantizar al cliente una mayor producción y rentabilidad. “Hoy en día nuestras lechugas son resistentes todas a las razas de mildiu (Bremia) y al pulgón (Narsonovia)” explica Oscar Peñalver, técnico de desarrollo de la compañía.
Los trabajos de investigación de esta casa de semillas se centran ahora en conseguir resistencias frente Fusarium y tolerancias al virus Big Vein y al hongo Oídium, disponiendo de algunos tipos de Batavia e Iceberg que ya combaten estas enfermedades

El precio de la lechuga
Oscar Peñalver nos hace una valoración del problema acontecido en esta campaña debido a la climatología. La escasez de producción ha provocado un incremento desorbitado de los precios, que según nos asegura “beneficia al agricultor, aunque al estar mermada la producción, el incremento de rentabilidad no va a ser muy por encima de lo habitual”. Donde considera que va repercutir la subida es en la venta final, con una demanda menor de lechuga, por su precio elevado por parte del consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *