Escribe para buscar

“Exigimos el principio de reciprocidad para Marruecos”

Desde el Ministerio trabajan por establecer las mismas exigencias a los productos marroquíes que a los comunitarios, a la vez que animan al sector a seguir aumentando su competitividad ante este y otros mercados o situaciones como el Brexit y Mercosur.Entrevista a Luis Planas, ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones del Gobierno de España.

Comparte
Ministro

La incertidumbre sobre el Brexit permanece, ¿qué medidas se están acordando para intentar minimizar las posibles consecuencias?
Desde el Gobierno de España y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación llevamos meses trabajando en el diseño de Planes de Contingencia, que se van actualizando periódicamente, para hacer frente a todos los escenarios posibles derivados del Brexit, sobre todo ante una posible retirada del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo. En el ámbito agrícola, las principales medidas previstas se refieren a cuestiones sanitarias y fitosanitarias en frontera, infraestructuras, mejoras de los procedimientos, refuerzo de personal y medidas eventuales de toda índole. No obstante, desde el Gobierno recomendamos a todas las empresas españolas que comercian con el Reino Unido que establezcan sus propios planes de contingencia para tratar de minimizar los efectos. Desde el Ministerio les estamos ofreciendo toda la información disponible.

Mercosur es otra oportunidad comercial, aunque desde muchos frentes se advierte del riesgo para el sector citrícola. ¿Qué respuesta dan a esa demanda de protección de la naranja?
Creo que el acuerdo con Mercosur puede suponer una clara oportunidad de crecimiento para el conjunto de nuestro sector agroalimentario. Con él, la UE se ha anticipado a algunos de nuestros principales competidores, como Estados Unidos y China, que han intentado concluir antes que nosotros un acuerdo con el bloque suramericano. El acuerdo es de suma importancia, ya que Mercosur es el quinto bloque comercial a nivel mundial, con una población que alcanza casi los 264 millones de personas, de los que unos 55 hablan español, lo que supone una clara ventaja competitiva para nosotros. Además, va a permitir acceder a unas economías hasta ahora muy cerradas, desde el punto de vista comercial, con altos aranceles y barreras no arancelarias muy complicadas de derribar.
Además de estratégico, es un acuerdo moderno y equilibrado entre la agricultura, la ganadería, el sector industrial y el de servicios. En definitiva, estamos ante una gran oportunidad para el conjunto del sector agroalimentario, caracterizado por su dinamismo y visión de futuro.
En lo que se refiere al sector citrícola, nuestro país es una potencia mundial en cuanto a producción para fresco, con un valor de nuestras exportaciones de más de 3.000 millones de euros anuales, lo que representa algo más de una cuarta parte del comercio mundial en fresco. De media, exportamos casi el 60% de la cosecha, cifra que se eleva al 81% en el caso del pomelo.
Existen factores concretos que pueden ofrecer oportunidades, como la relación de complementariedad entre los países de la UE y de Mercosur en dos aspectos concretos. Por un lado, nos encontramos con ciclos productivos e intercambios comerciales en momentos claramente diferenciados, con solapamientos muy limitados. Y, por otro, la producción de la UE (principalmente española) es insuficiente para responder a la demanda existente, sobre todo de zumo de cítricos, en el que la UE es un gran importador neto, especialmente de zumo de naranja, por lo que este acuerdo servirá para mejorar la balanza comercial.

“La producción citrícola europea es insuficiente para responder a la demanda, por lo que Mercosur servirá para mejorar la balanza comercial

Marruecos sigue siendo un competidor muy complejo, la sensación es que desde Europa hay cierta permisividad con este origen, ¿cómo se trabaja desde el Ministerio al respecto?
En el Ministerio somos perfectamente conscientes de la sensibilidad que provoca en el sector agrario el Acuerdo de la UE con Marruecos, ya que las producciones y calendarios coinciden en muchos casos con los españoles, sobre todo en el sector hortofrutícola. Por ello, la aplicación del principio de reciprocidad es clave para que los productos importados cumplan con las mismas exigencias que se han establecido para los comunitarios, particularmente en lo referente a las exigencias en materia de utilización de productos fitosanitarios y a la protección de la salud y del medio ambiente.
Asimismo, hemos solicitado en diversas ocasiones que la Comisión Europea realice un seguimiento exhaustivo de los acuerdos comerciales y analice el impacto que tienen sobre los mercados una vez que se aplican.
No obstante, me gustaría resaltar que España siempre ha apostado por el diálogo con Marruecos. Ambos países tienen intereses comunes en cuanto al buen desarrollo de las campañas de exportación, por lo que estamos interesados en que nuestros mercados evolucionen de manera favorable, en un marco de competencia leal que garantice unos ingresos adecuados para todos los productores. En todo caso, el Ministerio trabaja de la mano del sector en la apertura de mercados de países terceros, con la vista puesta en la diversificación de los destinos de las exportaciones de frutas y hortalizas, que actualmente se dirigen principalmente al mercado de la UE.
Desde aquí quiero animar al sector hortofrutícola a que siga trabajando para mantener su competitividad, a través de una diferenciación que ponga en valor el modelo de producción europeo.

¿Por qué hay tanta dificultad en coordinar entre administraciones obras hidráulicas en favor de la agricultura?
En el Ministerio de Agricultura estamos convencidos de que el regadío, los jóvenes y las mujeres rurales, junto a la digitalización e innovación, son las principales palancas para impulsar el desarrollo del medio rural. En este contexto, la modernización del regadío resulta clave para mejorar la competitividad de nuestro sector exportador, ya que permite incrementar la producción y el valor añadido, lo que contribuye a mejorar la calidad de vida de los agricultores y fijar la población en el medio rural. Para llevar a cabo dicha modernización, el Ministerio apuesta por una política territorial, equilibrada, sostenible y ordenada. En este ámbito, trabajamos en la elaboración de un Plan Director de regadíos que priorizará las actuaciones en el territorio nacional, en base a criterios objetivos y que respondan a una planificación equilibrada y sostenible, que genere una mayor cohesión económica y social.

¿Qué evaluación hace de la feria Fruit Attraction de Madrid en su XI edición?
No es casualidad que sea España el país que albergue una feria de esta importancia, como primer productor de frutas y hortalizas de la UE, el sexto del mundo y generador del 22% del conjunto del empleo en el sector agrario. Se trata de un sector netamente exportador, que destina más del 50% de la producción al mercado exterior. De hecho, España es el primer exportador de la UE y está entre los tres principales exportadores a nivel mundial.
Para el Ministerio se trata de una cita ineludible, en la que participa desde su primera edición. Este año contamos con un espacio expositivo en el que, bajo el lema #alimentosdespaña: #explora, #saborea, #comparte, #disfruta, se ha fomentado el consumo de frutas y hortalizas entre la población, como alimentos fundamentales de una dieta sana y equilibrada.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *