Escribe para buscar

Envases de ILIP, algo más que un contenedor de frutas y hortalizas

La firma italiana ILIP, división de ILPA, apuesta por ofrecer envases donde además de valor añadido para el productor y comercializador, también responda a las exigencias del nuevo consumidor, preocupado por el medio ambiente y por la reducción de los desperdicios alimentarios.

Comparte

El consumidor está cambiando. Tiene una mayor preocupación por la sostenibilidad, lo que está llevando al sector de packaging hortofrutícola a ofrecer envases donde el componente medioambiental sea un valor añadido. En este contexto, parecen estar imponiéndose los envases de PET Reciclado (R-PET), donde la firma ILPA, a través de su división ILIP, es líder en el mercado. “El empleo de PET reciclado ofrece sin duda grandes ventajas en cuanto a la sostenibilidad productiva y medioambiental. En comparación con el PET virgen, su fabricación implica una menor emisión de CO2 y un ahorro energético. Igualmente el uso de materiales post-consumo reduce el problema del abastecimiento de materias primas y de la eliminación de residuos, con beneficios evidentes para el medio ambiente”, nos expone Roberto Zanichelli, Director de Ventas y Marketing de I.L.P.A Srl, División  ILIP.

Pero la gran diferenciación que encontramos en ILIP con respecto a otras firmas radica en el control vertical que tienen de todo el proceso de fabricación de este tipo de envases. “En 2012 absorbimos la gestión del centro de producción de AMP en Ferrara, siendo el único grupo europeo del sector del packaging del plástico que ha integrado verticalmente el ciclo del PET reciclado”, argumenta Zanichelli. Por lo tanto, controlan totalmente el proceso de producción, desde la selección, lavado y trituración de las botellas en PET post-consumo, pasando por la producción de escamas y la extrusión de R-PET, y finalizando con el termoformado del nuevo envase, que, tras ser utilizado, puede entrar de nuevo en este ciclo de fabricación. “Algunos de nuestros artículos de R-PET tienen el certificado PSV – Plástico Segunda Vida, marca del instituto IPPR italiano que asegura que son aptos para el contacto con alimentos. Por otro lado, su calidad también está certificada a través del protocolo BRC packaging, que nos califica como proveedores capacitados para abastecer a clientes a nivel internacional”, añade el director de Marketing, quien se muestra satisfecho con los resultados obtenidos en 2013, año en el que además de cumplir sus expectativas de ventas, han reestructurado su red comercial, apostando por la presencia directa de ILIP en las zonas de producción a través de distribuidores oficiales.

 

 Envases y desperdicio alimentario

La industria del packaking también tiene un compromiso con la reducción del desperdicio alimentario. Según datos de la campaña Save Food (FAO), a la que ILPA está adherido, alrededor de una tercera parte de los alimentos producidos en el mundo se desperdician a lo largo de la cadena de producción y suministro. Por ello la innovación en el packaging alimentario no sólo debe contemplar reducción de peso y costes, sino también el desarrollo de características funcionales dirigidas a la protección y conservación del contenido, para reducir al máximo la comida que se tira. Todo un reto para I.L.P.A, que por su vocación sostenible e innovadora, están listos para afrontar.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link