Escribe para buscar

El precio y el producto local marcan el consumo en Francia

Con la crisis sanitaria, la gran distribución le gana el pulso a los movimientos de consumo responsables propios de Francia, con tiendas especializadas bio, productos a granel y de circuitos cortos, impulsados por el auge de la venta online y el sistema de recogida “en drive”.

Comparte

Los hipermercados y supermercados son el principal canal de aprovisionamiento en Francia, con el 73% de la cuota de mercado en alimentación, según datos de 2019. Las cadenas más importantes en este país son E. Leclerc (21,6%), seguida de Carrefour (19,8%), Intermarché (15%), Système U (11,1%), Casino (10,8%), Auchan (10%) y Lidl (6%).

Si algo destaca en la red de distribución alimentaria francesa es que, además de grandes cadenas de hipermercados y supermercados, en los últimos años el consumidor tiene más responsabilidad social y medioambiental, y apuesta por las tiendas de proximidad y establecimientos especializados en productos orgánicos y de comercio justo, que pueden pertenecer o no a las grandes cadenas francesas.

Sin embargo, la crisis del coronavirus se ha vivido en Francia de forma similar a la española, y en ambos países los supermercados se han visto fortalecidos. Ni el bio, ni los circuitos cortos son ganadores, al contrario de lo que se esperaba en este país. Y es que uno de los fenómenos que está siendo común en Europa occidental con la crisis sanitaria es el crecimiento de los discounters, ya que han sabido adaptarse a la demanda del consumidor con productos con una buena relación calidad precio y proximidad, como sostiene la consultora de investigación de mercados IRI. Así, son E. Leclerc, Lidl, Intermarché y Aldi los que más han progresado en cuota de mercado hasta mediados de julio. Esto se debe a que, con el crecimiento de la tasa de paro, los franceses se mantienen muy sensibles al precio.

“ El sistema de recogida en el punto de venta con el propio vehículo dispara las ventas online de los supermercados”

Tanto es así que, según un estudio de OpinionWay, el 77% de los encuestados están preocupados por las economías domésticas: “Los que no tienen el poder adquisitivo necesario volverán a los productos más básicos, favoreciendo los productos locales en la medida de lo posible, pero mirando ante todo el precio”.

Fruto de esta apuesta por lo local han surgido con la crisis sanitaria iniciativas como Drive fermier, del movimiento Bienvenues a la ferme (Bienvenido a la granja), para venta directa de productor a cliente a recoger en coche, con más de 8.000 agricultores miembros y 106 puntos de venta.

El fenómeno click & collect
Como ha sucedido en muchos países europeos, “la compra online ha experimentado un desarrollo de dos a tres años en solo tres meses”, como declaran desde Fevad (Federación del e-commerce y de la venta a distancia). Para este año se prevé que el canal online alcance una cuota del 7%, una de las más altas de Europa. Así, este canal experimentó durante el confinamiento un aumento del gasto en alimentación de un 53%, con un destacado desarrollo de la venta “en drive”, es decir, ir a recoger la compra con el coche al punto de venta. En general, en el primer mes de confinamiento, pasaron de 5 a 7,4 millones de compradores.
Muchos consumidores han descubierto el canal online y otros han utilizado el click & collect (click y recoger), una práctica en auge que se mantiene tras el estado de alarma. Además, representaba, y sigue haciéndolo, para el consumidor una opción segura ante las dificultades logísticas que registraba el sistema online por el exceso de pedidos, suponiendo una revolución en la forma de comprar.

“ El sistema de recogida en el punto de venta con el propio vehículo dispara las ventas online de los supermercados”

Bio
En 2019, el sector bio en Francia alcanzaba un 4,1% de la cuota de mercado, y el número de tiendas crecía a ritmos superiores a un 10% anual, según AECOC. El sector aún prometía crecer al 11%, según el gabinete francés de Nielsen. Con el coronavirus, su crecimiento ha logrado alcanzar estos dos dígitos en ventas.
Según la Agence Bio, los hipermercados han sido el circuito preferido de compra de productos ecológicos con el 57% de los compradores, pero también ha sido importante la venta directa, con un 22%, ya sea a través de la venta en granjas, plataformas locales o Amapa (grupos de consumo agroecológicos franceses). Las tiendas de proximidad han atraído al 24% de los compradores de productos bio y las especializadas en ecológico al 26%.

La venta a granel
La proporción de franceses que declaraban comprar a granel (vente en vrac) bajó de un 40% a un 22% en el confinamiento, según Nielsen. El miedo ha provocado que los consumidores galos elijan el producto envuelto en plástico antes que el expuesto. Pero desde el sector, cada día más profesionalizado con tiendas especializadas exclusivamente en este tipo de venta, esperan recuperar la cuota de mercado perdida porque “la tendencia no se va a detener, sino todo lo contrario”.

 

Cambios en el consumo en Francia
– El e-commerce pasa del 25% al 38% de penetración, según Nielsen.
– Auge del sistema “en drive”.
– Vuelta al discount.
– Mayor apuesta por lo local.
– Reducción de la venta a granel.

Share and Enjoy !

0Shares
Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *