Escribe para buscar

“El mercado está cambiando a patata nueva”. DISTRISUR

Actualmente, el consumidor busca un producto más fresco y de mayor calidad, lo que favorece a los productores de patata nueva española de cara al futuro. Mientras tanto, el sector atraviesa una situación difícil por el excedente de patata de conservación que hay en España y Europa.

Comparte
Distrisur patata

En la campaña 2020, el auge del consumo en el hogar provocado por el confinamiento aumentó la demanda de patata lavada, sin embargo, se hundió aquella dirigida al canal Horeca, que representa el 30% del consumo, por su cierre, limitaciones y falta de turismo. Eran las dos caras de una misma moneda.

Sin ir más lejos, desde el mes de junio, los precios están siendo ruinosos para el sector patatero nacional, según explica José Porcel, gerente de Distrisur: “El consumo en supermercados no logró compensar la pérdida del canal Horeca, por lo que su stock fue al mercado libre, hundiendo el nivel de precios y dando lugar a una campaña con malos resultados; se vendió un importante volumen, pero a un precio menor”.

Fruto de esta situación, para esta próxima temporada de patata nacional, se espera menos superficie de cultivo, también en Europa. La tendencia ahora es que “el mercado está cambiando a patata nueva”, porque la de conservación no cubre la demanda del consumidor, que busca producto fresco, local y de calidad. Además, después de pasar la patata de conservación tanto tiempo en cámaras, desde el año pasado, su calidad ha mermado. Esto, unido a la prohibición del Clorprofam en Europa, hará que la campaña de patata vieja francesa no sea en general tan duradera. “Encontrarán alternativas, pero no sabemos si serán tan económicas ni efectivas como el Clorprofam”, señala Porcel.

“La campaña de patata vieja francesa no será tan duradera por la prohibición del Clorprofam”

Sin duda, esta nueva realidad representa toda una oportunidad de cara al futuro para los productores de patata nueva, lo que transmite cierta esperanza al sector nacional, que actualmente sigue atravesando momentos difíciles. “También tenemos la esperanza puesta en la vacunación para que se reactive el turismo y el canal Horeca”, comenta Porcel, quien de momento apuesta por aumentar su producción de patata nueva, tanto para el mercado nacional como para exportación.

Desperdicio alimentario
El cambio climático obliga a los productores a cambiar su forma de cultivo, a tener diferentes fechas de plantación e incluso cambiar de variedades, reprogramándose. “Pero es una hipocresía que se tire o malvenda producto que conlleva una huella hídrica y de carbono, solo por su aspecto”, manifiesta José Porcel, quien defiende la venta de patata comercial no homogénea, naturalmente imperfecta, para ser coherentes con el desarrollo sostenible. “La norma de calidad debería contemplar esto”, añade.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link