Escribe para buscar

“El futuro pasa por la renovación varietal”. GIROPOMA

En Giropoma lo tienen así de claro. En este sentido, además de estar ya en pleno proceso de plantación de la variedad Cripps Red (Joya), están probando nuevos materiales del Programa de Mejora del IRTA.

Comparte
manzana

Contar con una marca reconocida y con valor o con un sello de calidad, siempre es una ventaja competitiva a la hora de llegar a los mercados. Aportan confianza y seguridad a los clientes, y están dinamizando el lineal hortofrutícola, especialmente los club en el sector de las manzanas. Se está dando sobre todo en operadores italianos y franceses, aunque también encontramos ejemplos en España, como es la firma Giropoma, que además de integrar la IGP Poma de Girona, participa del Club Pink Lady. “Es una organización europea que tiene una fuerza y dinamismo importante, lo que permite crecimientos muy interesantes año tras año. Las características propias de esta manzana junto a las acciones de marketing del club, la convierten en una fruta de referencia cada vez más demandada y apreciada”, explica Alex Creixell, gerente de Giropoma, entidad que comercializa el 70% de su producción de Pink Lady en España, destinando el resto a Europa, Israel, Golfo Pérsico y Colombia.

Renovación varietal
La apuesta de Giropoma por las consideradas nuevas variedades responde al convencimiento de que el futuro del sector pasa por una renovación varietal, por ofrecer a los mercados manzanas con mejor calidad gustativa y crujientes, “que el consumidor quiera repetir por su buen sabor y textura”. En línea con este planteamiento, Giropoma se encuentra en estos momentos iniciando la plantación de la nueva variedad Cripps Red, que se comercializa bajo la marca Joya. “Es una manzana bicolor de buena calidad gustativa y excelente conservación”, describe el gerente de entidad. Será dentro de tres/cuatro años cuando dispongan de un volumen interesante para llegar a los mercados. Además, están probando otras variedades procedentes del programa varietal del IRTA.

Junto a esos sellos y marcas diferenciadoras, Giropoma también cuenta con otra herramienta comercial, y es su respeto medioambiental. Sus campos de producción se encuentran ubicados junto a los Parques Naturales del Alto y Bajo Empordá, garantía de que en esta entidad encontramos una actividad agrícola sostenible.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *