Escribe para buscar

El ecológico ante una nueva crisis económica

Sus ventas aumentaron durante el confinamiento y todo apunta a que seguirán haciéndolo gracias a la mayor preocupación del consumidor por su salud, sin embargo, su mayor precio continúa suponiendo un hándicap.

Comparte
consumo ecológico covid

Lidl, Carrefour y Aldi son, por este orden, las cadenas de supermercados que lideran las ventas de ecológico en nuestro país (acaparan más del 40% del mercado), y que compiten con tiendas y establecimientos especializados que, en los últimos meses, asisten a su propia ‘selección natural’. Mientras cadenas como Veritas o Herbolario Navarro continúan creciendo gracias a la adquisición de nuevas tiendas o al impulso del online, otras como la francesa Bio c’bon, con cinco tiendas en España, acaba de entrar en concurso de acreedores tras ser declarado en suspensión de pagos por el Tribunal de Comercio de París. “La empresa tiene mucha competencia en Francia y los boicots de los ‘chalecos amarillos’ y la pandemia han afectado seriamente a las ventas”, lamentó recientemente su director en España, Damien Cuenot.

Sin embargo, y a pesar de la crisis sanitaria, lo cierto es que este continúa siendo un segmento al alza. De hecho, y según Ecovalia, el consumo de alimentos bio en España creció de forma considerable durante el confinamiento, en torno a un 12%, y más del 37% solo en los primeros 30 días de encierro. Durante esas semanas, los consumidores encontraron en el bio un “refugio” en plena crisis sanitaria y, es más, no solo los clientes habituales aumentaron sus compras, sino que, incluso, “hemos sumado nuevos consumidores”, afirma Álvaro Barrera, presidente de Ecovalia.

“Los consumidores tienen que concienciarse y pagar por el plus que aportan los alimentos ecológicos”

Los alimentos ecológicos reúnen todas las características que priman hoy los consumidores: salud, seguridad alimentaria, cercanía y respeto al medio ambiente. De ahí que Barrera confíe en el impulso que el COVID-19 pueda dar a un sector que, tradicionalmente, sale reforzado de las crisis. Lo hizo entre 2008 y 2013, cuando duplicó sus cifras, pasando de facturar 1.000 a 2.000 millones de euros; y de momento nada apunta a que, con la nueva recesión económica, las ventas del sector puedan resentirse.

“La ‘nueva normalidad’ nos plantea un desafío excepcional en todos los sentidos”, afirma Carolina Davico, responsable del Departamento de Compras y Comunicación Institucional de Naturasí España, quien apunta que, a partir de ahora, “el empoderamiento del consumidor tendrá un rol importante, junto con la empatía y la conciencia de que todo lo que hacemos tiene una consecuencia directa sobre nuestro planeta”.

En este contexto, lo local cobra más importancia que nunca y, para Davico, “los productores españoles de frutas y verduras bio deben trabajar para atender esta necesidad”. En este sentido, afirma que existen “grandes posibilidades de actuación local a través de pequeñas huertas agroecológicas de gestión familiar, dándole a los pequeños agricultores la posibilidad de jugar un rol protagonista en la construcción de una economía basada en la calidad, el respeto al medio ambiente y un precio justo para toda la cadena”.

Y es precisamente en ese precio justo donde, a priori, reside uno de los principales hándicaps para el sector. Con una nueva crisis económica dejándose ya notar, son muchos los operadores del sector que dudan de que los consumidores estén dispuestos a pagar más por las frutas y hortalizas ecológicas.
En esta línea, Juan Antonio Martínez, director-gerente de Supermercados Gran Bibio, afirma que “los consumidores tienen que concienciarse y pagar por el plus que aportan los alimentos ecológicos”. “Deben darse cuenta de que un producto bio no es igual que otro convencional, sino que le aporta un valor añadido muy importante y es evidente que, debido a sus costes de producción más altos, los precios no pueden ser los mismos que los de las frutas y hortalizas convencionales”, explica.

Los fuertes ahora lo son más
La pandemia ha evidenciado la importancia de la dimensión también para las tiendas ecológicas. Mientras la cadena francesa Bio c’Bon entraba en concurso de acreedores, otras como la valenciana Herbolario Navarro –con presencia en la Comunidad Valenciana, Madrid, Barcelona, Bilbao, Logroño, Murcia, Santander y Cuenca, entre otros- anunciaba un aumento de su facturación prevista en este 2020 cercano al 13%, hasta alcanzar los 29 millones de euros, gracias a sus nuevas aperturas, pero sobre todo, al empuje del comercio online durante el confinamiento. Sus ventas a través de este canal se han multiplicado por 16.

Y es que, al igual que ocurriera con el resto del retail español, también los supermercados y tiendas especializadas en ecológico experimentaron un aumento sin precedentes de sus ventas online. En este sentido, Veritas, cadena bio con una facturación anual en torno a 100 millones de euros, reforzó sus envíos a domicilio durante el confinamiento gracias a un acuerdo con Glovo, que venía a sumarse a su reparto habitual desde tienda en franjas horarias de dos horas.

Qué ocurrirá a partir de ahora con las ventas online de frutas y hortalizas es una incógnita. Así, mientras Juan Antonio Martínez augura un crecimiento del sector entre el 15-20% en los próximos años, Carolina Davico tiene sus “dudas”. Según el Informe de Consumo en Alimentación de España 2019 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, las ventas online de frutas y hortalizas frescas suponen apenas el 0,6% y el 0,7%, respectivamente, del volumen total.

De lo que no cabe ninguna duda es que el sector tiene ante sí una gran oportunidad. “En un futuro, un altísimo porcentaje de las ventas de alimentos ecológicos serán a través del canal online”, afirma Martínez, para quien el e-commerce no es una opción, sino una realidad a la que el sector debe adaptarse.

Cómo ser más competitivos
El auge del bio hace años que atrajo a las grandes cadenas de distribución, que poco a poco van destinando más espacio en sus lineales a este tipo de frutas y hortalizas. Para competir en este mercado cada vez más difícil, cadenas especializadas como Veritas apuestan claramente por ganar dimensión y, de hecho, se acaba de hacer con el control de su principal competidor valenciano, Ecorganic. “Queremos ganar en competitividad ante la gran apuesta de las cadenas de distribución por los productos ecológicos”, afirmó Silvio Elías, cofundador y consejero delegado de Ecoveritas, al hacer pública la operación.
Mientras tanto, supermercados como Carrefour continúan reforzando su apuesta por el bio y ya se posiciona como uno de los potenciales compradores de la recién caída Bio c’Bon.

Share and Enjoy !

0Shares
Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *