Escribe para buscar

El cierre del canal Horeca ha perjudicado la campaña de tomate

La situación de crisis sanitaria no ha afectado de forma positiva al sector del tomate, pese a provocar un mayor consumo al inicio. De cara a la siguiente campaña, los resultados están también en el aire por la incertidumbre de la pandemia.Entrevista a Manuel Segura Director Comercial de Cooperativa Agrícola de San Isidro (CASI).

Comparte

El tomate ha sido uno de los productos más demandados durante el confinamiento, sin embargo, eso no ha servido para poner un broche de oro a la campaña de Almería. ¿Cómo ha evolucionado el mercado durante los últimos meses?

La campaña de tomate ha estado marcada por la situación excepcional generada por el coronavirus, que todavía nos afecta. La demanda al inicio de la pandemia se incrementó, pero poco después se estabilizó y también estuvo marcada por el cierre del canal de la restauración, así que todo esto condicionó distintas líneas.

¿Veremos consecuencias directas sobre la próxima campaña?

La situación no está resuelta como bien sabemos, y en el marco en el que nos encontramos en la actualidad, es decir, con rebrotes y sin vacuna, es muy poco previsible lo que puede ocurrir.

¿Cómo se han desarrollado las ventas de los distintos tipos de tomate durante la crisis?

En general, todas las variedades que CASI ha tenido esta campaña han defendido su posición, los precios no responden al esfuerzo que desde el campo y desde la cooperativa se hacen, pero dada la situación excepcional donde el canal Horeca ha estado completamente cerrado y la compra en los canales tradicionales estaba limitada, es difícil poder valorar.

Todo apunta a que una crisis económica sucederá a la sanitaria. ¿Se han replanteado sus producciones y redistribuido los tipos de tomate que cultivan?

CASI adapta cada año su producción a la demanda del mercado teniendo en cuenta la información y peticiones que nos llegan de nuestros clientes, las tendencias del mercado, así como la evaluación que nuestro equipo comercial y técnico analizan.

“El proyecto Adora, al igual que otros cultivos, se ha visto afectado por esta situación”

La falta de rentabilidad es ya un problema casi endémico en este cultivo y que se verá agravado en la era post-COVID si, por ejemplo, medidas como el distanciamiento entre trabajadores se convierten en la nueva normalidad. ¿Cómo puede el sector afrontar este problema?

CASI se ha mantenido trabajando durante todo el Estado de Alarma. Hemos demostrado, de la noche a la mañana, suficiente capacidad para poder afrontar este tipo de situaciones a pesar del volumen y la enorme estructura que tenemos al ser una de las cooperativas más grandes de Europa líder en tomate. No obstante, es muy importante contar con el apoyo de todas las Administraciones y ser conscientes de lo que nos cuesta producir un kilo de tomates, el nivel de exigencia, así como las certificaciones de calidad que cumplimos para poder aportar el mejor producto, frente a otros países que no lo hacen.

¿Qué balance realizan del proyecto Adora?

El proyecto Adora, al igual que otros cultivos, se ha visto afectado por esta situación, debido a ser una especialidad de mucho sabor y con un consumidor muy exigente. La ausencia de distribución en el canal Horeca le afecta directamente, así como otros aspectos de la crisis actual.

 

 

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *

Subscríbete a nuestra newsletter
Sé el primero en conocer las noticias diarias del sector hortofrutícola, directas a tu email
Suscríbete
Mantente informado, siempre puedes darte de baja.
close-link