Escribe para buscar

Asegurada la cadena de frío durante toda la postcosecha. VALGREN

En Valgren confían en las bondades que el frío aporta a la fruta una vez cosechada, por ello están llevando a cabo importantes inversiones para no romper nunca esta cadena.

Comparte

Cada día encontramos mayor profesionalidad en el Valle del Jerte. Sin dejar de ser un cultivo tradicional, con el valor añadido que ello conlleva, el sector productor y comercializador de cerezas y Picotas lleva años acometiendo importantes mejoras tecnológicas tanto en campo como en almacén con el único fin de garantizar una mejor calidad en su fruta y una mayor vida útil en el lineal.

La utilización de calibradoras es el primer paso que el sector ya ha dado y hoy en casi todas las entidades comercializadoras encontramos esta mecanización. Este es el caso de la firma Valgren, cuyas instalaciones visitamos en Cabezuela del Valle. Francis Álvarez, responsable de la entidad, nos muestra la ampliación que han llevado a cabo en la calibradora, que se complementa con envasadoras, gracias a las cuales ganan agilidad. “En estos momentos, estamos preparados y tenemos capacidad para darle salida de una forma rápida y eficiente a toda la fruta que llega a la central, unas 2.500 Tn durante toda la campaña”.

Un paso más
Pero en Valgren no se conforman y apuestan claramente ahora por los beneficios que el frío aporta a la cereza y a la Picota una vez cosechadas. En primer lugar, y como novedad en esta campaña, la fruta se recogerá del campo con vehículos refrigerados, un servicio de la empresa que se realizará tanto para la producción propia como para la de agricultores asociados. “De esta manera, casi de forma inmediata, se inicia la cadena de frío”, nos explica Álvarez.

Una vez llega la fruta a la central, totalmente climatizada, pasa a cámaras y de ahí al hidrocooling, donde de forma rápida se le vuelve a bajar la temperatura y se lava para su posterior calibrado. Finalizado este proceso, se envasa y, de nuevo, a cámaras frigoríficas hasta su posterior expedición, en cuyos muelles de carga también encontramos frío. “En ningún momento rompemos la cadena de frío, de esta forma nos aseguramos una mayor calidad y consistencia en la fruta”, añade. Igualmente se han equipado con tecnología postcosecha de última generación, como es el Oxyion en todas las cámaras de la central.

Se trata pues de un paso más, una clara apuesta por ofrecer el mejor producto a los clientes, sin perder el carácter tradicional que identifica a las cerezas y
Picotas del Jerte.

Etiquetas

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *