Escribe para buscar

Adelita permite crear un modelo de negocio propio. SURBERRY

Fruta con valor, seleccionando a los mejores productores, para mercados exigentes y con una forma de comercialización transparente. Este es el modelo de negocio de Surberry.

Comparte

Esta entidad ha llegado para quedarse. El director de Surberry, Harold Huot, un jovencísimo empresario, lo tuvo claro cuando en 2013 se hizo con una licencia para la comercialización de la frambuesa Adelita. “Había un hueco de mercado para un producto con valor, siempre y cuando la comercialización se plantease de una forma distinta”, nos adelanta, haciendo un balance de lo conseguido en apenas dos campañas (facturan 12.000.000 € anuales).
Esa forma de comercializar no es otra que partir de una selección muy cuidada de los productores, a los que les aseguran una buena rentabilidad, llegando a mercados muy competitivos y exigentes al mismo tiempo. “El mercado tradicional francés, y los países Escandinavos son hoy por hoy nuestros principales destinos. Plazas donde nuestra marca, Surberry, ofrece un valor añadido y es premiada por ello”, argumenta el director.
Actualmente el producto estrella de Surberry es la frambuesa Adelita, y en base a ella, han articulado su modelo de negocio, complementándola con fresas, arándanos y moras. Esta variedad, de la que disponen de 150 has. entre España, Portugal y Marruecos, permite, gracias a su amplio marco de plantación, satisfacer la demanda anual, que al igual que ocurre en el resto de berries, está aumentando de forma considerable.
Esta misma distribución geográfica es una baza a la hora de hacer frente a incidencias climatológicas como las vividas al inicio de este ejercicio. “Si bien es cierto que la producción en España se ralentizó por las bajas temperaturas, su consumo en Europa también, estableciéndose un equilibrio entre la oferta y la demanda, manteniéndose los precios en niveles correctos. Gracias a nuestras producciones de Marruecos, nos hemos beneficiado de esas buenas cotizaciones”, comenta Harold Huot.

Retos
Al preguntarle a Harold cuáles son los pasos para continuar en la senda del éxito, es tajante al respondernos que no considera un éxito lo logrado, sino parte de un camino: “Seguir avanzando en la producción sin residuos bajo el protocolo Zerya, alcanzar nuevos mercados como el asiático o Europa del Este; o disponer de nuevas variedades adaptadas a los gustos de cada destino”, señala como objetivos.
Son sólo algunos de los restos de Surberry, donde trabajan con la misma ilusión del primer día, demostrando que es posible hacer las cosas de una forma diferente.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados con *